El presidente de la poderosa Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública de la Cámara de Diputados, Alfonso Ramírez Cuéllar, es un zacatecano con una larga trayectoria como dirigente de estudiantes, deudores de la banca, fundador de los partidos Mexicano Socialista (PMS) y de la Revolución Democrática (PRD). Desde 2014 se sumó a Morena, el partido del presidente Andrés Manuel López Obrador.

Nació el 14 de junio de 1959 en Río Grande, la cuarta ciudad más grande de Zacatecas, en el centro-norte de esa entidad.

Su interés por los asuntos públicos se inició desde temprana edad. A los 16 años cuando estudiaba el bachillerato se involucró en organizaciones estudiantiles. Para 1975 era ya dirigente del Consejo Nacional de Casas de Estudiantes de Provincia, en la capital del país, y luego dirigente de la Organización Nacional de Estudiantes.

A los 19, en 1978, ingresó a la Escuela Nacional de Antropología e Historia y luego a la facultad de Derecho de la UNAM, aunque no terminó ninguna de las dos carreras. Más de una persona le ha escuchado decir que, para él, no son importantes los títulos.

Su interés estaba más en el activismo político. Para 1986, a los 27 años de edad, participó en la creación del Partido Mexicano Socialista (PMS) que fue el resultado de la fusión de Partido Socialista Unificado de México (PSUM), dirigido por Arnoldo Martínez Verdugo; el Partido Mexicano de los Trabajadores (PMT) que dirigía Heberto Castillo Martínez; el Partido Patriótico Revolucionario, del cual formaba parte el zacatecano; la Unión de Izquierda Comunista, y el Movimiento Revolucionario del Pueblo.

Ramírez Cuéllar resultó Secretario General de la nueva organización política en la capital del país.

En 1988, el PMS participó en la conformación del Frente Democrático Nacional (FDN), lo que implicó que su candidato presidencial, Heberto Castillo, declinara en favor de Cuauhtémoc Cárdenas.

Luego del triunfo del PRI, en las elecciones de ese año, la mayor parte de las organizaciones que participaron en el FDN decidieron crear el Partido de la Revolución Democrática (PRD), que surgió en 1989, precisamente usando el registro del PMS.

Formó parte de ese comienzo. Hizo equipo con Pablo Gómez, Alejandro Encinas, Alejandra Barrales, entre otros y formó parte del Movimiento por la Democracia en las filas perredistas, así como de la Red por la Unidad de las Izquierdas.

Fue integrante de la bancada del PRD en la segunda Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF), donde fue presidente de la Comisión de Educación, entre 1991 y 1994.

Movimiento social El Barzón

A la par, tuvo tareas partidistas. Entre 1993 y 1995 fue integrante del Comité Ejecutivo Nacional perredista presidido por Porfirio Muñoz Ledo.

Paralelamente a su trabajo como legislador, se interesó por el entonces naciente movimiento de deudores de la banca.

Desde los primeros años de la década de los años 90 del siglo pasado, surgió en Chihuahua una organización de agricultores afectados por embargos de sus propiedades debido a la incapacidad para pagar deudas contraídas con la banca.

Ese movimiento creció, tanto en el norte del país (particularmente en Chihuahua y Sonora), como en el occidente, pero teniendo como caja de resonancia la capital del país.

Ramírez Cuéllar fue fundador y promotor del movimiento llamado El Barzón Metropolitano de la Ciudad de México.

A escala nacional, las movilizaciones de deudores de la banca se articularon principalmente en la Ciudad de México, donde, en 1993 surgió El Barzón Unión, liderado por Juan José Quirino Salas y Ramírez Cuéllar.

De acuerdo con el académico del Instituto de Investigaciones Sociales de la UNAM, Humberto C. de Grammount, El Barzón surgió como un movimiento social inserto en la transición hacia la democracia política en México. Fue la organización social abiertamente contraria a la decisión del gobierno de crear el Fondo de Protección para el Ahorro Bancario (Fobaproa) y contra el Instituto Para el Ahorro Bancario (IPAB).

Para Grammount, en ese tiempo "se desató una verdadera guerra social" entre los deudores, por un lado y la Asociación de Banqueros Mexicanos (BNM) y la Secretaría de Hacienda, por el otro.

En 1994, cuando concluyó su periodo como asambleísta fue postulado como candidato al Senado de la República, por Zacatecas, pero perdió ante Arturo Romo, Guillermo Ulloa y Pedro de León del PRI.

Congreso y proceso legislativo

En 1997, fue postulado por el PRD como diputado federal en la LVII legislatura, donde tuvo sus primeros acercamientos con los asuntos de la cuenta pública, pues el PRD lo nombró coordinador del área de Finanzas y fungió como secretario de la Comisión de Hacienda y Crédito Público, así como de la especial de Participación Ciudadana.

Al concluir esa tarea, en el año 2000, se sumó a la campaña de Andrés Manuel López Obrador a la jefatura de Gobierno del Distrito Federal, aunque mantuvo su relación con El Barzón y movimientos agrarios.

El 10 de diciembre de 2002 participó en una manifestación que se salió de control en la Cámara de Diputados. Ese día integrantes del Barzón, la Unión Nacional de Trabajadores Agrícolas (UNTA) y de la Coordinadora de Organizaciones Urbanas y campesinas (Cuduc) ingresaron de manera violenta al recinto de San Lázaro. Demandaban mayor presupuesto para el campo y la revisión del capítulo agropecuario del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

A la puerta del estacionamiento colocaron seis tractores y llegaron hasta la explanada con al menos cuatro caballos. Luego varios de los manifestantes llegaron hasta la puerta del salón de sesiones.

En febrero de 2003, el juez primero de distrito en materia de procesos penales federales con sede en el reclusorio Preventivo Norte, Reynaldo Manuel Rosas Reyes, le dictó auto de formal prisión por su presunta responsabilidad en los delitos de motín y daño en propiedad ajena, por los daños causados al recinto de la Cámara de Diputados. Sin embargo, no fue detenido porque contaba con una suspensión definitiva de amparo que le otorgó un juez.

Ese mismo año, 2003, se postuló y ganó, por segunda ocasión, una diputación federal, esa vez como parte de la LIX legislatura, de la que fue secretario de la Comisión Especial de Investigación sobre el IPAB. También fue integrante de la Comisión de Fortalecimiento del Federalismo y de Hacienda y Crédito Público.

En noviembre de 2014 renunció al PRD para sumarse a Morena, que había conseguido el registro como partido en julio de ese mismo año y a dos años de que Andrés Manuel López Obrador se había separado de las filas perredistas.

En su carta de renuncia, dirigida al entonces dirigente nacional perredista, Carlos Navarrete, el político zacatecano dijo que no había voluntad en ese partido de emprender un verdadero proceso de reformas que permitiera reconstruir “aquello que en su momento se constituyó como el principal partido de la izquierda mexicana”.

Un año después, en 2015, fue candidato a diputado federal en 2015, por el distrito 14 de Tlalpan, pero perdió ante Carlos Hernández Mirón de la alianza PRD-PT.

Nuevamente en 2018 fue postulado como candidato a diputado federal y ganó con 53.15% de los votos.

Ya en el recinto de San Lázaro, fue designado presidente de la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública luego de una votación al interior del grupo legislativo de Morena, donde le ganó a Pablo Gómez que peleó hasta el final, aún cuando horas previas a la votación le habían propuesto presidir la Comisión de Puntos Constitucionales para dejar el camino al zacatecano.