El gobierno reconoce que la crisis de inseguridad impacta a la población y la economía, por lo que necesita emprender una estrategia centrada en atender las causas que originan los ilícitos y acompañada por la Guardia Nacional como encargada de proteger a los mexicanos.