Ante los números alarmantes de obesidad y sobrepeso en la capital del país, el Partido Nueva Alianza impulsa en la Asamblea Legislativa la prohibición de la venta de refrescos en presentaciones superiores a los 500 mililitros en establecimientos de comida y espacios de congregación pública.

El presidente del Panal en la ciudad de México, Jorge Gaviño Ambriz informó que este jueves presentará ante el Pleno del órgano legislativo una Iniciativa con Proyecto de Decreto por el que se modifican diversas disposiciones a la Ley de Establecimientos Mercantiles del Distrito Federal y de la Ley para la Celebración de Espectáculos Públicos.

El legislador local explicó que uno de los problemas principales de salud pública en el Distrito Federal es el alto consumo de bebidas azucaradas como los refrescos; y ante los índices de diabetes y obesidad que hay en la capital del país, advirtió, se requiere que el gobierno tome las medidas necesarias para combatir el problema.

Recordó que México ocupa el primer lugar en ingesta de refrescos a nivel mundial, ya que anualmente los habitantes del país beben en promedio 163 litros, lo que representa un 40% de consumo mayor al estadounidense, cuyo promedio se encuentra en los 118 litros.

No se trata de combatir el derecho al consumo, sino reducir la ración en la venta, para impulsar una nueva cultura, fomentando la ingesta de agua simple , y agregó, que es urgente instituir una política pública en la ciudad, para que en todas las escuelas existan bebederos con agua potable filtrada.

Por su parte, Carmen Ortega de la Asociación Mexicana de Diabetes, dijo que la diabetes provoca ceguera, insuficiencia renal, acorta la vida de las personas hasta por 8 años. Además, explicó que cada kilogramo que se consume endulzantes, aumenta en un 5% la prevalencia de diabetes.

apr