Académicos presentaron a la Cámara de Diputados un informe del CIDE para alertar que la presencia del Ejército y la Marina en tareas de seguridad durante los últimos 10 años no ha sido eficaz para contener la violencia, sino que ha contribuido a su exacerbación.

Por ello, solicitaron a los legisladores que realicen un estudio propio antes de aprobar la Ley de Seguridad Interior, la cual consideraron militarizaría al país.

El despliegue de las Fuerzas Federales, en específico el Ejército y la Marina, no ha sido eficaz para contener la violencia; por el contrario, ha contribuido a su exacerbación , dijo el investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, Jorge Javier Romero Vadillo.

Los académicos Alejandro Anaya, Rocío Culebro y Jorge Javier Romero presentaron el informe al presidente de la Junta de Coordinación Política de la Cámara, Francisco Martínez Neri.

Javier Romero explicó que a finales del sexenio del presidente Felipe Calderón llegó al CIDE de forma anónima el Programa de Políticas de Droga y una memoria con información sensible .

Destacó que el dispositivo contenía cerca de 40,000 eventos clasificados ya fuera como enfrentamientos, agresiones o ejecuciones de la llamada ‘guerra contra las drogas’ de los primeros cinco años del gobierno de Felipe Calderón desde diciembre del 2006 hasta noviembre del 2011 .

Añadió que la información reveló que no sólo el número de muertos en enfrentamientos con las fuerzas del Estado crece dramáticamente año tras año, sino que la proporción de fallecidos en eventos sin heridos aumenta hasta alcanzar 80% del total y cuando son las fuerzas Armadas las que llevan a cabo el operativo, la cifra de muertos en eventos sin heridos alcanza 90 por ciento .

Consideró que lo anterior refleja una utilización excesiva de la fuerza del Estado, porque no hay heridos, sólo muertos .

Por ello, consideró que senadores y diputados deben tener sus propios estudios para que legislen en materia de seguridad interior con base en evidencia, no sobre conjeturas e intuiciones .

El académico del CIDE Alejandro Anaya afirmó que esos datos demostrarían que ni siquiera una buena ley de seguridad interna va a ser provechoso . Consideró que no debería crearse ninguna ley: ningún concepto y de ninguna naturaleza , pues afirmó es una trampa y un engaño para justificar lo que se quiere hacer: militarizar .

Por su parte, en un foro sobre seguridad interior, los investigadores Rocío Culebro y Ernesto López Portillo, aseguraron que es ya un hecho que el Congreso aprobará la Ley de Seguridad Interior, aunque no hay registro, dijo el segundo, de la disminución de la violencia en el país.

El tema de la seguridad pública bajo cualquier etiqueta que se le pretenda dar, sea seguridad interior o alguna otra no debe ser abordado de manera superficial, pues están en juego el orden constitucional, los derechos humanos y la eficacia de las políticas estatales de reducción de la violencia , afirmó Javier Romero.