El próximo 29 de abril, el IFE instalará en todo el país alrededor de 15,000 casillas con poco más de 4 millones de boletas dirigidas a la Consulta Infantil y Juvenil 2012, que esta vez cuestionará a los menores sobre el impacto que ha tenido en sus vidas el fenómeno de la violencia que vive el país.

Sí va a haber preguntas específicas vinculadas a las condiciones de violencia y sí lo habrá desde el primero de los grupos etarios, es decir, desde los niños que tienen seis hasta nueve años , informó en conferencia de prensa el consejero electoral, Alfredo Figueroa.

El también consejero Francisco Guerrero destacó que los resultados de la encuesta serán entregados a los cuatro candidatos presidenciales para que incorporen las demandas de las niñas y los niños a sus plataformas políticas.

El domingo instalará casillas, por primera vez en parques y jardines, y ya no en escuelas, donde habrá tres urnas, una de cada color por grupos de edad. La rosa para niñas y niños de entre seis y nueve años; la morada para los que tengan entre 10 y 12 años, y la blanca para los de entre 13 y 15.

Los niños incluso podrán dibujar los lugares donde viven y se les preguntará si han sido víctimas de abuso físico o emocional.

El consejero Francisco Guerrero dijo que en esta ocasión el IFE quiere tener una fotografía de dónde viven los niños y niñas, sobre cómo ven los niños varios entornos que son fundamentales para ellos y para todos, para ellos y para sus padres y sus madres (...). Pero, sobre todo, también ¿cómo ven los niños a los gobernantes? Porque estos niños son los ciudadanos que estarán participando muchos de ellos ya en el proceso electoral del 2018, entonces el IFE tiene que hacer este ejercicio , afirmó.

jmonroy@eleconomista.com.mx