La polémica en torno a la sanción que pretendía interponer el Congreso de Nuevo León al gobernador de esa entidad, Jaime Rodríguez el Bronco, por el caso llamado broncofirmas, llegó de nueva cuenta a la Suprema Corte de Justicia de la Nación.

Ayer, el máximo tribunal del país admitió a trámite tres recursos de reclamación (171/2019-CA, 170/2019-CA y 169/2019-CA), dos presentados por el Congreso de Nuevo León, en contra de la suspensión concedida por el entonces ministro Eduardo Medina Mora a Jaime Rodríguez, derivada de la controversia constitucional 310/2019.

Cabe destacar que justo antes de renunciar al cargo de ministro de la SCJN, Medina Mora promovió dicha suspensión del proceso de sanción que llevaba el Congreso de Nuevo León contra el mandatario local.

A través del expediente número 310/2019, el exministro argumentó: “Se advierte que el acto impugnado no es propiamente electoral, ni constituye en el estricto sentido el cumplimiento de un fallo, sino el dictado de unas reglas emitidas ex profeso para establecer una sanción a dos servidores públicos, sin perjuicio de los motivos de improcedencia que puedan advertirse de manera fehaciente al momento de dictar sentencia”.

El Tribunal Electoral del Poder Judicial había resuelto un expediente sobre Jaime Rodríguez Calderón por el presunto desvío de recursos públicos durante el levantamiento de firmas para la campaña presidencial del 2018 por la vía independiente, por lo que ordenó que el Congreso de Nuevo León aplicara las sanciones necesarias.

Las sanciones del Congreso local, que en específico eran por el uso de 572 funcionarios para recolectar firmas para la candidatura independiente del gobernador, fueron votadas por la mayoría de los legisladores, quienes apoyaron aplicar una sanción directa, en lugar de un juicio político.