Con lágrimas y su hijo en brazos, un agente de seguridad pública de Mexicali, Baja California, irrumpió un foro sobre la reforma penal en la que participaban cinco gobernadores y el Jefe de Gobierno.

Perdónenme que los interrumpa, él es mi hijo señores y le acabo de donar mi riñón no quiero que se me muera, por favor señores, necesitamos justicia , dijo con coraje el policía Carlos Zuita.

Pero los gobernadores de Chihuahua, Morelos, Nuevo León, Yucatán y Estado de México sólo se quedaron observando al señor que ya tenía frente a él a más de cinco elementos de seguridad.

El IMSS le frustró la vida a mi hijo por una negligencia médica. Tenemos cuatro meses en México. Soy agente de seguridad pública de Mexicali, soy policía, yo defiendo a mi sociedad y ¿qué pasa? ¿qué le hacen a mi hijo? , aseveró.

Entonces el jefe de Gobierno, Marcelo Ebrard se levantó de su asiento. Sin despedirse de los gobernadores se bajó del templete y apoyó al policía, acción que le valió los aplausos de académicos y asistentes que se encontraban en el recinto de un hotel.

Los demás ponentes continuaron con sus intervenciones, incluso, el empresario Alejandro Martí, quien anteriormente pidió al policía que se retirará, tomó su lugar para escuchar las conclusiones de los gobernadores y especialistas, pues estaba a punto de terminar el foro que organizó junto con otras instituciones. Mientras, Ebrard llevó al señor a un hospital pediátrico de Coyoacán.

Carlos dijo con la voz entrecortada que su hijo necesitaba un transplante de riñón y por negligencia la vida de su hijo de aproximadamente tres años estaba en riesgo.

Mandó cartas a varios políticos para ponerlos al tanto de la negligencia y hasta solicitó audiencia con el titular del IMSS, Daniel Karam, pero no tuvo respuesta, dijo.

Previo a la irrupción, los Gobernadores y el Jefe de Gobierno que participaban en el Segundo Foro Político de Seguridad y Justicia demandaron un estudio en el que se detallara cuánto presupuesto se necesitaría para implementar efectivamente las condiciones de la reforma penal.

"Soy agente de seguridad pública de Mexicali, soy policía, yo defiendo a mi sociedad y ¿qué pasa? ¿qué le hacen a mi hijo?", dijo el policía de Mexicalli, quien donó un riñón para su hijo.

trosas@eleconomista.com.mx

apr