Investigadoras y legisladoras señalaron que hasta hoy se ha recorrido un largo camino para alcanzar la inclusión de las mujeres en la política del país; sin embargo, reconocieron que existen retos pendientes para erradicar la violencia política por género y que las mujeres puedan participar y ejercer sus derechos político-electorales.

En la presentación del libro Mujeres en la política: Experiencias nacionales y subnacionales en América Latina, que se llevó a cabo en el Senado, las colaboradoras: Lorena Vázquez, del Instituto Belisario Domínguez, y Flavia Freidenberg, del Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM, destacaron la importancia de que esta Legislatura trabaje en una ley contra la violencia política por razón de género.

Vázquez lamentó que con el incremento del número de mujeres en política, también crezca la violencia hacia ellas, especialmente hacia las más vulnerables.

“La violencia política implica asesinatos, en muchas ocasiones de familiares de candidatas,  implica secuestros de candidatas,  implica acoso extremo. Me parece que es muy lamentable y no debería ser el costo por tratar de participar en la política”, indicó.

Flavia Freidenberg enlistó los retos para combatir el flagelo: la creación de una ley para sancionar este tipo de violencia; modificar los planes de estudio de cualquier nivel educativo con el propósito de que su eje sea el respeto a los derechos humanos; y la cobertura de los medios de comunicación.

“Necesitamos una ley con dientes que sancione, que repare y que garantice la no repetición. Tiene que tener costo la violencia política, costo electoral y costo político partidista, a esto me refiero a que aquella persona que tenga una sentencia no puede ejercer un cargo de representación ni ser candidato”, propuso.

Por otra parte, aseguró que las reformas electorales han beneficiado el ejercicio político del país, pero señaló la necesidad de reformas inclusivas al interior de los institutos políticos.