A un año de la puesta en marcha del Sistema Nacional Anticorrupción (SNA) en México y a tres años de que se aprobaran las reformas que le dieron sustento, aún los nombramientos faltantes como el fiscal anticorrupción o los magistrados especializados en el tema siguen sin aparecer, además de que las investigaciones sobre hechos de corrupción no han tenido grandes avances.

La secretaria de la Función Pública, Arely Gómez, llamó a concretar los nombramientos faltantes atorados en el Senado y a que pese a los retrasos se mantenga la confianza en el sistema, impulsado en primera instancia por organizaciones.

“Es imperante incrementar esfuerzos, pero esto debe hacerse sin caer en la tentación de denostar lo avanzado y optar por medidas unilaterales”, dijo Arely Gómez al inaugurar un diplomado anticorrupción.

En entrevista por separado, en el marco de un foro sobre víctimas de desaparición en el país, en el Colegio de México, la presidenta del SNA, Mariclaire Acosta, dijo esperar que durante la siguiente administración federal haya mayor cooperación por parte de las autoridades en las investigaciones de cohecho.

“Esperemos que realmente vayamos a contar con fiscalías que funcionen y que hagan las investigaciones de los casos de corrupción, pero también de todos estos crímenes (de desaparición forzada) de los que hemos hablado el día de hoy y que tienen su origen en la corrupción”.