El candidato del PRI a jefe de Gobierno de la Ciudad de México, Mikel Arriola, señaló que los capitalinos podrían entregar la ciudad a manos de quienes dejaron entrar al narcotráfico en el año 2000.

“Tenemos que decidir entre una ciudad que puede salvarse del narco-estado o entregarles las llaves a los narcos (...) estamos a punto de entregar la ciudad a manos de personas que no tienen moral ni decencia”, expresó en referencia a la candidata de Morena, Claudia Sheinbaum.

Prueba de ello, dijo, son los datos de la Secretaría de Seguridad Pública respecto de la cantidad de narcotiendas que hoy operan en la Ciudad, que suman 20,000, y advirtió que este incremento se dio durante la primera década de este siglo y ahora hay cárteles operando aquí.

Al asistir al cierre de campaña del candidato del PRI a la alcaldía de Benito Juárez, en el Centro Cultural Roberto Cantoral, Mikel Arriola reiteró que de ganar la jefatura de gobierno de la Ciudad de México las familias gozarán de servicios públicos y la calidad de vida de sus habitantes mejorará.

Al concluir el evento, Mikel Arriola no descartó fraude electoral en la capital del país, pues lamentó que las autoridades correspondientes han hecho caso omiso a diversas denuncias por compra de votos, por lo que adelantó que presentará un expediente sobre irregularidades para que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación lo resuelva.

“Cuando se da un recurso público solicitando el voto ya se lastimó la elección y es una acción electoral clara y de nulidad de la elección”, mencionó.

Más tarde en la delegación Gustavo A. Madero, se comprometió, en caso de resultar electo, a meter a la cárcel a quien invada un predio o una casa: “No podemos apoyar desde el gobierno y también tenemos que regularizar la propiedad. mucha gente en la ciudad no tiene escritura porque a las autoridades no les conviene que tengan casa”, mencionó.

[email protected]