Como parte de su estrategia de campaña, Enrique Peña Nieto tiene ahora su símil en plástico: el "Peña-man", un muñeco que emula a Ken, el eterno acompañante de Barbie, que en este caso trae bien puesto el logotipo del Partido Revolucionario Institucional (PRI) en la solapa.

La versión de juguete del abanderado de la coalición Compromiso por México se repartirá en los próximos mítines a los que convoque el ex gobernador mexiquense, para que sus seguidores puedan llevarse un recuerdo más a casa.

El muñeco reproduce el look del candidato priísta, es decir, luce un pronunciado copete engominado, fiel al aspecto que el político nacido en Atlacomulco ha mantenido a lo largo de su carrera.

MIF