El Movimiento Progresista apeló ante el Tribunal electoral la decisión del IFE de que no encontró elementos para sancionar al PRI y su candidato, Enrique Peña Nieto, por contratación de propaganda encubierta en medios electrónicos de comunicación.

El jueves, el Consejo General del IFE determinó que no pudo comprobar que el entonces Gobernador del Edomex adquirió propaganda desde el 2005 dentro la cobertura noticiosa.

El representante del sol azteca ante el IFE, Camerino Márquez, apeló esa decisión, por considerar que careció de congruencia, idoneidad, eficacia y exhaustividad.

Acusó al IFE de confundir con la reforma electoral su petición de que se investigara la presunta compra de espacios en medios de comunicación para posicionar desde el 2005 la imagen de Peña Nieto a través de contratos firmados con empresas de medios por parte del gobierno del Estado de México.