El gobierno federal tiene como plazo 18 meses para ejecutar la liquidación de la Policía Federal, aunque antes se deberá cumplir con el adeudo que arrastra con agencias de viajes, a las cuales debe desde el 2015 más de 600 millones de pesos.

De acuerdo con la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPC), del 11 de diciembre del 2006 a la fecha, la Policía Federal tiene adeudos, tan sólo con dos agencias, por el hospedaje y alimentación de elementos desplegados en operativos que suman 152 millones de pesos: con la empresa Kol Tov SA de CV por 108 millones 170,318 pesos y con el Sistema de Agencias Turísticas Turissste por 44 millones 340,957 pesos.

Según información de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), los adeudos en ese rubro que arrastra en total la corporación suman 617 millones de pesos.

En el 2017 y el 2018 se conocieron imágenes de elementos de la PF que dormían a la intemperie en estados como Michoacán y Guerrero, debido a que fueron desalojados por hoteleros debido a la falta de pago. A su llegada en diciembre del año pasado, el nuevo gobierno se comprometió a cambiar esa realidad.

El secretario de Seguridad federal, Alfonso Durazo, precisó que los integrantes operativos de la PF que acepten incorporarse a la Guardia Nacional estarán adscritos a operativos en sus lugares de origen, y ya no se les traerá “de arriba para abajo”, por lo que se evitará el pago de hoteles.

Datos de la SSPC refieren que, al momento, de un total de 36,835 personas que componen la Policía Federal, alrededor de 6,000 han manifestado interés en continuar en algunas de las opciones laborales que les ofrece el gobierno ante la extinción de esa corporación dentro de los próximos 18 meses. Además de la guardia, el gobierno ofrece la transferencia al Instituto Nacional de Migración; al Servicio de Protección Federal; a la Comisión Mexicana de Ayuda a Refugiados, o a la Administración General de Aduanas.

La administración federal ha garantizado respetar el salario y prestaciones que tienen los elementos de la PF. Actualmente, un elemento de Fuerzas Federales, es decir, quienes realizan labores de seguridad en las calles, percibe un salario de entre 21,480 y 29,006 pesos mensuales, aunque si deciden ir a la guardia ya no se les entregará el bono operativo por cerca de 9,000 pesos que recibían por ser desplazados a diferentes estados del país.

Algunos elementos también cuentan con otras prestaciones inherentes a su salario, como compensación por desarrollo y capacitación por 1,600 pesos mensuales; previsión social múltiple por 585 pesos; despensa por 785 pesos; ayuda por servicios por 600 pesos, y ayuda de transporte por 600 pesos mensuales.

De las 36,835 personas que componen la plantilla laboral de la PF, el gobierno sólo puede invitar a 13,312 elementos a sumarse a la Guardia Nacional (los que son operativos), previa capacitación por parte de la Secretaría de la Defensa Nacional. Esta situación ha incomodado a un grupo de inconforme de la Policía Federal, que se ha manifestado en los últimos días por considerar que ya fueron certificados por la PF.

El artículo sexto transitorio de la Ley de la Guardia Nacional establece que “dentro de un plazo no mayor de 18 meses, (el gobierno federal) deberá concluir la transferencia a la Guardia Nacional de todas las divisiones y unidades administrativas de la Policía Federal. La Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana gestionará la publicación, en el Diario Oficial de la Federación, de los acuerdos de transferencia”. Lo anterior implica que el gobierno tiene como plazo máximo noviembre del 2020 para liquidar administrativa y legalmente a la Policía Federal.

[email protected]