El presidente nacional del PAN, Marko Cortés aseguró que la elección de Baja California en donde se escogerán ediles, gobernador y diputados locales será la más alta prioridad del albiazul en los comicios de este 2019.

“Como hemos hablado, Baja California representa la más alta prioridad para Acción Nacional.

“Es un bastión panista y sabemos que el PAN unido en Baja California una vez más demostrará que tenemos talante, que tenemos con qué refrendar la gubernatura”, afirmó el presidente panista en conferencia de prensa este lunes.

En la sede nacional del PAN, Cortés respaldó al precandidato a la gubernatura de Baja California, Óscar Vega Marín en el marco de una reunión ordinaria del Comité Ejecutivo Nacional de Acción Nacional a realizarse por la tarde de este lunes.

“Confieso que desde que el 11 de noviembre cuando fui electo dirigente nacional, Óscar Vega Marín me informó de su intención de ser candidato a gobernador, tiempo después me lo ratifica.

“En cada visita una y otra vez volvía a manifestarlo, habló con otros posibles aspirantes y logró irlos sumando, reunió por mucho más las firmas para que los estatutos del partido le pedían de respaldo de militantes”, indicó.

Por otra parte, sobre la elección en Puebla el dirigente nacional del PAN calificó a la elección como una en donde el marco es de "dudas, de conflicto social, de incertidumbre, de intromisión”.

“Cuando estuvo en el estado de Puebla, Andrés Manuel habló de que se iba a erradicar el fraude electoral, asumiéndose más como un presidente de partido que como un jefe de Estado.

“Sin lugar a dudas, ahí en Puebla el escenario se ve como un escenario de total intromisión, uso y abuso de los programas sociales, uso del gobierno del estado, uso del gobierno federal y nosotros hemos exigido que el INE (Instituto Nacional Electoral) tome la elección para que de esa manera podamos tener más garantías, cosa que ya ocurrió”, dijo.

En este tenor, Cortés llamó nuevamente a que se despejen las dudas sobre el accidente en el que murió la gobernadora Martha Érika Alonso y su esposo el senador y exgobernador también de Puebla, Rafael Moreno Valle.

“Lo único que nos han dicho es que fue inusual, esto despierta realmente muchas suspicacias y ya habría que empezar a voltear a ver quiénes se vieron beneficiados con este lamentable suceso”, dijo.

Por último, el dirigente nacional del PAN indicó que se buscará cambiar la opinión de Morena y el presidente sobre las guarderías administradas por la Secretaría de Bienestar antes Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) a través de los legisladores federales del PAN, al tiempo que calificó la propuesta del presidente de la República de entregar los apoyos de manera directa a los familiares como una política social “clientelar”.

“Es inaceptable que la política social se convierta en política clientelar, ¿por qué? Ustedes vieron que el Secretario de Hacienda hablaba de que les iban a dar a los abuelitos y a los papás un recurso: la pregunta es, ¿ahí van a estar bien cuidados y bien atendidos los niños y van a estar en las instalaciones adecuadas y acaso ese recurso sí seguirá destinado a ese fin?”, aseveró.