De acuerdo con la Lista Nominal del INE, con corte al 31 de abril del 2018, 14 millones 919,000 jóvenes entre 18 y 24 años podrán ejercer su voto en los próximos comicios, de los cuales, 1 millón 800,000 lo harán por primera vez.

Andrés Manuel López Obrador, candidato de la coalición Juntos Haremos Historia, a través de su plataforma propone estudios y trabajo para 2 millones 600,000 jóvenes, quienes se verán beneficiados con una beca mensual de 2,400 pesos para estudiar en universidades públicas.

De igual manera plantea la creación de una red con empresarios y comerciantes, para la contratación como aprendices de jóvenes desempleados, con un pago de 3,600 pesos mensuales, mismo que absorberá el gobierno federal.

Por otro lado, Ricardo Anaya, abanderado de Por México al Frente, a través de su plataforma promete el acceso de las y los jóvenes a la educación y capacitación, con la finalidad de promover una actitud emprendedora y creativa.

El aspirante asegura que el Ingreso Básico Universal es la principal propuesta por la coalición en política social, lo cual es una cantidad de dinero pagada mensualmente y garantizada por el Estado a todos los ciudadanos por ser mexicanas o mexicanos, lo que garantizaría una vida digna.

El candidato de la coalición Todos Por México, José Antonio Meade, a través de su plataforma afirma que el vehículo para atender las problemáticas de la juventud es la educación, por ello propone la cobertura universal de la preparatoria y garantizar un lugar a los jóvenes aspirantes a la educación superior.

Así como la implementación de un modelo dual, que consista en oportunidades para jóvenes de nivel preparatoria que estudien y trabajen.

También plantea otorgar el mayor número de becas a mexicanos para continuar sus estudios en el extranjero.

La directora de investigación y estudios de juventud del Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve), Mónica Valdez, aseguró que los candidatos se quedan cortos ante la complejidad de los jóvenes y siendo el motor de la economía mexicana se tiene que pensar a largo plazo y no por sexenios.

Puntualizó que los candidatos confunden la educación como un servicio que el Estado da a los jóvenes y no como un derecho para los mexicanos.