El consejero electoral Sergio García Ramírez dijo que su renuncia al IFE no se debe al voto que dio para absolver al PRI de sanción por el caso Monex. Afirmó que su salida de ese instituto había sido pactada con los propios diputados que lo nombraron.

Mediante un escrito enviado a los medios de comunicación, el consejero dijo que cuando fue propuesto, y luego electo por la Cámara de Diputados en el 2011 como consejero electoral, dejó en claro que su permanencia en ese espacio sería temporal, y no cumpliría el periodo de 9 años para que el que fue nombrado.

Lo hice con reconocimiento y convicción. En mis conversaciones con el señor Presidente de la Junta de Coordinación y con los coordinadores parlamentarios, mencioné que mi permanencia en el Consejo General sería temporal. Por supuesto, cubriría toda la etapa del proceso electoral , comentó García Ramírez.

Dijo que incluso notificó al presidente del IFE, Leonardo Valdés, desde una vez concluido el proceso electoral para la sucesión presidencial renunciaría al cargo.

Defendió su voto del 23 de enero en favor de absolver al PRI de cualquier sanción por el caso Monex, y argumentó que su voto fue en uso pleno de su razón.

Ejercí mi derecho a votar, a lado de otros cuatro consejeros, y cumplí mi deber de hacerlo. No aguardé a que alguno de los colegas modificara su voto anterior ni contemplé con indiferencia los problemas que traería consigo un nuevo empate. El voto que agregué a otros cuatro tuvo el mismo sustento que tuvieron esto , dijo.

PRD PIDE NO APLICAR SANCIÓN

Previo a la sesión de este miércoles donde se discutirá el tema, el presidente del PRD, Jesús Zambrano, y el representante de ese partido, Camerino Márquez, se reunió con consejeros electorales, a quienes les solicitaron que no apliquen la multa de 129 millones de pesos, por considerar que no se les permitió hacer un prorrateo de su gasto de campaña similar al que aplicó el PRI en su campaña.

jmonroy@eleconomista.com.mx