En el 2017, Santiago Nieto, quien fue titular de la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Electorales (Fepade), dio a conocer que la institución ya había recibido una denuncia por el caso Odebrecht y que se iniciaría una investigación que implicaba a Emilio Lozoya. Tras dichas declaraciones, fue destituido de la Fiscalía.

Luego de que el ahora titular de la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) se viera envuelto en la polémica tras asegurar que Lozoya Austin lo presionó para que declarara públicamente su inocencia, la entonces Procuraduría General de la República (PGR) informó que Nieto Castillo infringió el Código de Conducta de la dependencia al dar a conocer que había una indagatoria.

El 20 de octubre del 2017, el encargado de despacho de la Procuraduría, Alberto Elías Beltrán, removió a Nieto Castillo como titular de la Fepade, y a través de un comunicado se mencionó que de esta manera, la PGR reiteraba su compromiso de vigilar que las actuaciones de los servidores públicos fueran apegadas a la legalidad y ética institucional.

Tras la destitución, Emilio Lozoya compartió en redes sociales una carta en la que le pidió a Santiago Nieto que le notificara personalmente o a sus abogados sobre la existencia de alguna imputación en su contra.

[email protected]