En la jornada electoral que se desarrolla en el estado de Puebla, la atención de los analistas se concentra en qué es lo que va pasar con el morenovallismo y el morenismo.

Eso se debe a que, con la muerte del exgobernador de Puebla, Rafael Moreno Valle y su esposa la (hasta el día de su deceso) gobernadora, Martha Erika Alonso Hidalgo, se abrió un proceso que tiene que ver con un reacomodo en las fuerzas y actores políticos.

Concretamente se tendrá que resolver qué pasará con el morenovallismo y por ende con el Partido Acción Nacional y qué sucederá con Morena.

De acuerdo con director del Departamento de Ciencias Sociales de la Universidad Iberoamericana Puebla, Juan Luis Hernández Avendaño, el morenovallismo era un grupo muy compacto aglutinado a la Figura del Exgobernador Rafael Moreno Valle, quien fue el jefe del Ejecutivo estatal del 1 de febrero de 2011 al 31 de enero de 2017 y jefe del grupo político dominante en la entidad, hasta el 24 de diciembre pasado, cuando murió junto con su esposa la entonces gobernadora en funciones, Martha Erika Alonso Hidalgo.

Se trató de un grupo poderoso por lo que implicaban los vínculos y los acuerdos del hasta el día de su muerte, coordinador de la fracción legislativa del PAN en el Senado (Rafael Moreno Valle). Eso le daba una cobertura, vínculos posibilidad de negociaciones y negocios a este grupo.

Sin embargo, su debilidad estriba en que gran parte de sus liderazgos cultivados bajo el liderazgo del exmandatario poblano, como el expresidente municipal de Puebla Luis Bank Serrato o el ahora exgobernador Antonio Gali Fayad, que, en su momento ni siquiera tuvieron la oportunidad o necesidad de afiliarse al Partido Acción Nacional, que estaba completamente cooptado por Moreno Valle.

Eso se debe a que el morenovallismo asaltó al PAN y se quedó con el partido, pero los nuevos liderazgos más importantes no vieron la necesidad de afiliarse, sino que les bastaba ser alfiles de Moreno Valle.

En el proceso electoral extraordinario de 2019, el PAN decidió aliarse con PRD y Movimiento Ciudadano para postular al reconocido académico, Enrique Cárdenas Sánchez, quien en el proceso electoral pasado intentó, primero ser candidato de Morena y luego construir una candidatura a la gubernatura por la vía independiente, pero no reunió las firmas necesarias.

En tanto, en la jornada electoral de hoy una de las incógnitas a despejar es si el llamado efecto López Obrador se mantiene y Morena logra la gubernatura.

En la elección de 2018, si bien perdió la gubernatura, Morena ganó la mayoría en el Congreso local, las principales presidencias municipales, incluidas de la zona metropolitana y las 15 diputaciones federales.

Al morir Rafael Moreno Valle y su esposa, Martha Erika Alonso Hidalgo, Morena se apropió del escenario local, pues a pesar de que hubo un proceso de negociación para la elección del gobernador interino, en su gabinete operan ya importantes piezas del morenismo.

[email protected]