El tráfico de migrantes vía aérea es una posibilidad que se abre con cada nueva ruta que se inaugura y México es una plataforma de migración para la región, alertó Felipe de la Torre, oficial de Información Pública de la Oficina de Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito.

En el marco de la realización de la Conferencia Internacional sobre Tráfico Ilícito de Migrantes por Aire, de la Torre indicó que ciudadanos de países como Nepal vuelan hacia México con el objetivo de cruzar la frontera norte mexicana hacia Estados Unidos.

“Los aeropuertos internacionales de Ciudad de México, Tijuana, Monterrey, Guadalajara y Cancún son, sin dudas, focos importantes de atención de tráfico (de migrantes) aéreo de México con el mundo”.

El representante de la ONU refirió que el aeropuerto de São Paulo, en Brasil, es la terminal aérea civil con mayor número de vuelos internacionales en América Latina en donde hay una ruta directa con la Ciudad de México, por lo que puede haber rutas de tráfico de migrantes entre dichas ciudades.

“Existen muchas sentencias por tráfico ilícito de migrantes, pero la mayor parte de ellas es por cruces por tierra, lo que tenemos que hacer es alertar al Poder Judicial, a los juzgadores y también a las autoridades del Ministerio Público, policías, etcétera, que deberán (hacer) los esfuerzos de coordinación en los aeropuertos para poder identificar y llevar a estos traficantes a la justicia, porque es evidente que el incremento de rutas aéreas hace que haya más vulnerabilidad en muchas naciones”.

De acuerdo con la Operación Andes realizada por la Interpol entre el 27 y 30 de octubre del año pasado en 11 países de América Central y del Sur, se identificaron 13 organizaciones delictivas dedicadas al tráfico de migrantes.

En el periodo indicado se detectaron 1,629 inmigrantes irregulares que viajaban vía aérea: 28% venía de Cuba, 14 de Bangladesh, 12% de Camerún y 10% de Haití, entre otros.

De acuerdo con la Interpol, São Paulo es la puerta de entrada para los migrantes que provienen de Medio Oriente y África.

Las rutas desde centroamérica

Un traficante de migrantes, mejor conocido en México como “coyote” o “pollero”, se asienta en una de las capitales de América Central, puede ser en Managua, en Nicaragua, Guatemala, El Salvador o cualquier otra ciudad de alguno de los países de la región.

Desde ahí atrae a un grupo de migrantes regularmente pequeño, entre una y cinco personas. A cada una les cobra en promedio 7,000 dólares por cruzar por los países centroamericanos y México hacia EU, monto que sube si es mujer. Si es mexicano, la tarifa baja en promedio a 5,000 dólares.

La primera parada es regularmente la Ciudad de México, desde donde el camino se divide en tres rutas diferentes, dependiendo el destino del migrante, puede ser por el Golfo de México, por el Pacífico y el centro del país, según el reporte.