El embajador designado de Estados Unidos en México, Christopher Landau precisó que los retos en la relación bilateral son retos que se presentan en cualquier relación cercana.

A su arribo a la Ciudad de México a las 9:45 horas en un vuelo procedente desde Houston, Texas, Landau expresó su aprecio hacia México.

"Yo a México le tengo enorme aprecio y cariño. Mi mensaje de hoy es muy sencillo vengo con la mano extendida, Estados Unidos gana cuando hay un México próspero y estable, y México gana cuando hay un Estados Unidos próspero y estable", manifestó en un breve mensaje a medios.

También destacó que no hay que dejar de un lado el sincretismo que existe entre ambas naciones en todo nivel, desde lo social a lo económico.

Landau rindió protesta como embajador el pasado 12 de agosto en el Departamento de Estado en Washington, y tomará las riendas de la representación diplomática, tras estar vacante durante 15 meses luego de que Roberta Jacobson renunciara al cargo.

Durante su audiencia de comparecencia a finales de mayo ante el Senado estadounidense, Landau precisó que de ser aprobado su nombramiento como embajador cooperaría para hacer frente al desafío migratorio, impulsar la ratificación del T-MEC, fortalecer la lucha contra las drogas, así como proveer de seguridad a los estadounidenses que viven y visitan México.