Nueva York.- El ex gobernador del estado mexicano de Quintana Roo, Mario Villanueva Madrid, se declaró hoy culpable en una corte de Nueva York de un cargo de conspiración para lavar dinero, por lo que recibiría una sentencia de hasta 20 años de prisión.

De 1993 al año 2001 participé en una conspiración para organizar transacciones financieras, sabiendo que se trataba del producto de una actividad ilícita, para ocultar el carácter y el origen de ese producto , declaró Villanueva Madrid.

Demacrado y ataviado con la sencilla vestimenta azul oscuro del centro de reclusión, elex gobernador indicó además que algunas de estas transacciones financieras incluyeron transferencias de fondos a Manhattan .

En la audiencia de este jueves, presidida por el juez Víctor Marrero, se determinó que la sentencia será dictada el próximo 26 de octubre, una vez que la fiscalía elabore un informe para documentar la acusación más allá de la duda razonable .

Villanueva Madrid expresó que está consciente de que la actividad que describió ante el juez consistía en lavar dinero y que había sido realizada con otros conspiradores , a los que no se mencionó por nombre.

De esta manera termina de manera efectiva el proceso legal iniciado durante su extradición a Estados Unidos, el 10 de mayo de 2010.

Asimismo, se retiraron 13 de las 14 acusaciones que enfrentaba originalmente por lavado de dinero, por cada una de las cuales hubiera recibido 20 años de prisión, así como los cargos sobre tráfico de drogas.

Además de la sentencia de cárcel, podría pagar una multa de 500 mil dólares. Al final del proceso, Villanueva Madrid, de 64 años de edad, sería deportado a México.

El juez Marrero advirtió que la sentencia será inapelable y definitiva, y que en ningún caso Villanueva podría gozar de libertad condicional.

El nuevo abogado de Villanueva, Richard Lind –quien oficializó su cargo hace 10 días– explicó a medios de comunicación que no se atrevería a hacer un pronóstico sobre la sentencia que sería dictada al ex gobernador mexicano.

Al inicio de la audiencia de este jueves, Villanueva confesó tomar medicinas para varios padecimientos físicos: alta presión arterial, problemas en la tiroides y en la próstata, y una enfermedad pulmonar crónica.

La fiscalía de Estados Unidos originalmente había acusado a Villanueva de haber aceptado millones de dólares en sobornos por parte del cártel de Juárez a cambio de facilitar la exportación de 200 toneladas de cocaína hacia Estados Unidos.

Asimismo, el ex gobernador había sido acusado de haber lavado dinero proveniente del narcotráfico, por un monto de 19 millones de dólares, a través de cuentas del ahora extinto banco Lehman Brothers.

klm