El excanciller Luis Videgaray rechazó este martes la acusación de la exsecretaria de Desarrollo Social Rosario Robles sobre su presunta participación en el caso de corrupción conocido como la "Estafa Maestra" durante la presidencia de Enrique Peña Nieto.

"Entiendo lo extraordinariamente difícil de su condición (...) Sin embargo, la desesperación no puede ser justificación para mentir e incriminar a inocentes", escribió Videgaray en una carta publicada en su cuenta personal de Twitter.

La postura del exfuncionario responde a las declaraciones del abogado de Robles, Sergio Ramírez, a la cadena Radiofórmula, en las que afirma que su cliente "dará detalles a la Fiscalía" de cómo participó en este caso de desvío de fondos públicos.

"Yo no tuve participación alguna, directa o indirecta en la llamada Estafa Maestra y mucho menos me beneficié de dicho presunto mecanismo", señaló Videgaray en el documento.

La defensa de Robles declaró el martes que la exfuncionaria, que lleva más de un año en prisión preventiva acusada de corrupción, expondrá directamente como "testigo colaborador" a Videgaray ante la Fiscalía General de la República a fin de enfrentar su proceso en libertad.

El desvío de 5,875 millones de pesos conocido como la "Estafa Maestra" fue revelado mediante una investigación periodística publicada en septiembre del 2017, y supuso otro golpe a la administración de Peña Nieto, manchada ya entonces por grandes escándalos de corrupción.

Según investigaciones de la fiscalía y de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), el esquema de corrupción implicaría a más de una decena de dependencias federales, entre ellas los dos ministerios donde sirvió Robles, a través de la simulación de contratos con instituciones educativas.

Con su participación como "testigo colaborador", Robles busca seguir los pasos de Emilio Lozoya, exdirector de Petróleos Mexicanos (Pemex), acusado de corrupción en el caso Odebrecht y por la compraventa irregular de una planta de fertilizantes.

Videgaray, quien era un muy cercano colaborador de Peña Nieto, afirmó que nunca fue jefe de Robles porque en el gabinete siempre "fueron pares", por lo que "ni ella, ni sus colaboradores, recibían instrucciones de su parte".

Robles y Lozoya son los primeros exfuncionarios de alto nivel que son investigados bajo el gobierno del izquierdista Andrés Manuel López Obrador, quien asumió la presidencia con el compromiso de erradicar la corrupción en México.

kg