El Gobernador de Michoacán, Silvano Aureoles Conejo, puntualizó que el gobierno local hará frente a los grupos delictivos que se encuentran en la frontera entre Guerrero y Michoacán, tras el asesinato del alcalde del municipio de Pungarabato, Guerrero, Ambrosio Soto Duarte.

Medios locales aseguran que Silvano Aureoles mencionó que en lugar de repartir culpas se deben asumir responsabilidades, esto debido a los señalamientos del gobernador de Guerrero, Héctor Astudillo, quien ha mencionado que el alcalde de Pungarabato no tomó los cuidados necesarios a pesar de recibir amenazas.

Aureoles Conejo recordó que su administración solicitó de manera urgente una reunión con los gobiernos del Estado de México y Guerrero, donde existe un mando militar unificado, ya que debido a la porosidad de la zona es persistente la filtración de células criminales en estas entidades.

El gobernador de Michoacán recordó que la PGR había emitido medidas cautelares para Soto Duarte, que contemplaban seis escoltas de la Policía Federal y un vehículo blindado.

PRD considera insuficiente protección de alcalde

El PRD indicó que la respuesta del gobierno para proteger al alcalde de Pungarabato, Guerrero, Ambrosio Soto Duarte, asesinado este fin de semana, fue insuficiente y poco estratégica .

En conferencia de prensa, el presidente de Acapulco, Evodio Velázquez Aguirre, indicó a nombre de la Coordinadora Nacional de Autoridades Locales del PRD que a pesar de haberse denunciado y advertido la situación de violencia en ese municipio, no se actuó con la suficiente atención, fuerza y compromiso .

Recordó que desde octubre pasado, fecha en la que Soto Duarte empezó su gestión, denuncio ante el gobierno federal las amenazas, presiones del crimen organizado y la violencia en la zona de su municipio.

La Coordinadora Nacional de Autoridades Locales del PRD exigió a las autoridades federales dar una respuesta clara, pronta, oportuna y contundente , así como sancionar a los responsables del crimen.