El vicario general de los Legionarios de Cristo, Luis Garza Medina, afirmó que la orden religiosa aceptará con obediencia la decisión que tome Benedicto XVI sobre su futuro tras la auditoría ordenada a sus instituciones.

Los resultados de la visita apostólica están cubiertos por el secreto pontificio. Hasta hoy no existe ninguna comunicación al respecto. En cualquier caso aceptaremos con obediencia lo que la Santa Sede quiera pedirnos , dijo en declaraciones al diario italiano La Repubblica.

Garza reconoció que como consecuencia de la visita apostólica unos 20 sacerdotes abandonaron la congregación, pero aseguró que no existe ninguna guerra interna , más bien exigencias legítimas de claridad y verdad además de un espíritu de reconstrucción para el futuro .

Aceptó que existen también expectativas hacia la actual cúpula que, insistió, fue descubriendo los actos inmorales del fundador, Marcial Maciel Degollado, poco a poco en los últimos años.

Era difícil entender que de su parte existiesen acciones tan inmorales y aberrantes , explicó para luego calificar como un duro golpe la sanción impuesta por El Vaticano a Maciel en 2006. Terminada la investigación fue claro que las acusaciones eran fundadas , apuntó.

En cuanto a las insinuaciones sobre el poder económico de la Legión, Garza afirmó que le dan risa .

Añadió que nuestras actividades son apostólicas, no tenemos ganancias; el dinero producido en cada ejercicio viene reinvertido en nuevas obras o en fondos para la pensión y la cobertura de enfermedades .

/doch