Cada día se construyen de manera artificial entre ocho y nueve trending topics para atacar a políticos, al gobierno o partidos políticos que, según quienes los impulsan crean tendencia y es de lo que se habla más en las redes sociales. Sin embargo, para algunos especialistas sólo se trata de escándalos que, además de durar muy poco, realmente tienen exigua credibilidad e influyen casi en nada en la verdadera conversación pública en esas plataformas, aunque sí generan ruido.

Alberto Escorcia, investigador de asuntos relacionados con las redes sociales comentó que en 2012 hubo siete grandes trending topics, principalmente de apoyo al candidato presidencial del PRI, Enrique Peña Nieto. En 2018 documentó alrededor de 80 ataques que generaron grandes tendencias en redes con la intención de manipular la discusión pública relacionada con las elecciones. Ahora, en el proceso electoral en marcha, esa situación se ha incrementado y van más de 300.

“Ahora ya ni se notan los intentos de manipulación, porque son demasiados”, refiere el especialista.

Por su parte Federico Arreola García, director adjunto de SDP y El Deforma, dijo que en el proceso electoral en marcha, al igual que en anteriores, las noticias falsas e intentos por denostar a políticos en campaña ocurre en redes sociales; sin embargo, ahora “la gente ya está muy vacunada” sobre eso y cada vez cree menos en ellas.

Destacó que los candidatos tienen sus redes sociales oficiales para hacer campaña, pero también tienen otras, las alternas, que es a donde mandan todo este tipo de comunicación negativa sobre los otros candidatos, pero, insistió la gente ya lo sabe.

Incluso, recordó el caso del actor y candidato a diputado federal por el partido Redes Sociales Progresistas (RSP), Alfredo Adame, en el que se filtró en redes sociales un audio en donde presuntamente el actor dice que de 40 millones de pesos para campañas se quedaría con 25 (“…de esos 40 millones nos chingamos 25, son los negocios”).

Arreola dijo que, aunque fue todo un escándalo, el asunto duró un solo día en las redes sociales y no se sabe cuántos votos le pudo haber restado.

Comentó que están de moda los consultores en comunicación política que ofrecen a los candidatos en campaña manejarles las redes, las propias y las “alternas”, pero realmente es dudoso que tengan impactos reales.

Eso se debe a que los políticos generalmente siempre llegan tarde al uso de redes sociales y saben poco de cómo sacarles provecho.

Actualmente todos quieren estar en Twitter y Facebook cuando realmente poca gente las usa, particularmente Twitter, pero como el llamado círculo rojo las usa, pues quieren estar.

Mencionó que, actualmente la reina de las redes sociales es Instagram, pero como genera pocas visitas a páginas entonces no le sacan provecho.

Usan lagunas en reglas de Facebook

Escorcia destacó que los intentos de manipulación de la conversación en redes ocurren principalmente en Twitter, pero también en Facebook, donde la propia compañía anunció hace unos días la desarticulación de cuentas falsas.

De los 14 casos de redes desmanteladas por la compañía en todo el mundo en marzo pasado, cinco son de México.

El reporte citado por Xataka.com destaca la eliminación de 71 cuentas de Facebook, 18 páginas y siete cuentas de Instagram que tenían una campaña operativa en Quintana Roo a favor de la senadora de Morena, Marybel Villegas y en contra de Mara Lezama, candidata de Morena a la presidencia municipal de Cancún. “Encontramos esta actividad como parte de nuestra investigación interna sobre presuntos comportamientos no auténticos coordinados en la región”.

Los seguidores de las cuentas eran más de 10,000 y en total las páginas y cuentas habían gastado 4,100 dólares.

Pero ese no es el único caso sobresaliente. Facebook reportó que halló otros en Colima, donde desmantelaron 56 cuentas de Facebook, otras 73 en Baja California, 15 páginas de Facebook, y 14 de Instagram en Nayarit.

También desmanteló una red construida por 39 cuentas, 15 páginas y 8 perfiles de Instagram dedicada a publicar contenidos y memes en contra y en favor del presidente Andrés Manuel López Obrador. Ésta había pagado hasta 14,000 dólares en anuncios.

En el punto 13 del reporte señala que eliminaron 39 cuentas de Facebook, 15 páginas y ocho cuentas de Instagram que se originaron en México y se dirigieron a audiencias nacionales.  

“Encontramos esta actividad como parte de nuestra investigación interna y la vinculamos a Flow Agency, una firma de relaciones públicas en México”.

Escorcia dijo que a diferencia de lo que ocurrió en procesos electorales locales pasados, las agencias que trabajan para los políticos ahora lo que hacen es que buscan a personas para que creen páginas de negocios en Facebook. Entonces lo que hay es gente que se hace pasar por una cafetería y se dedica a proferir apoyos o insultos contra políticos, gobierno u organizaciones políticas.

Las agencias están cambiando su metodología para burlar las reglas de Facebook, que hoy no permite que una persona tenga varias cuentas, pero sí varias páginas, abundó.

Continúan operando redes dedicadas a polarizar

El especialista dijo que siguen operando redes que difunden contenidos políticos, muchas de ellas que llevan muchos años como la que se denomina Underground.

También un grupo del Bajío que antes se llamaba Todos Unidos Contra Andrés Manuel y, si bien, ya cambió de nombre e incluso se dividió, mantiene su activismo.

Ese grupo apoya principalmente a grupos de derecha y del PAN principalmente desde Guanajuato, Jalisco e incluso desde Nuevo León.

Por otra parte, en la Ciudad de México, Tabasco, Guerrero y Chiapas, opera la llamada RED AMLO.

Escorcia destacó que ahora actúan en conglomerado, usando no solo Facebook y Twitter, sino que también tienen presencia en YouTube y con el apoyo de youtubers.

De un lado y otro quieren imponer narrativas, pero, al final lo que pasa es que terminan contaminando la conversación pública y ya no sabemos qué es lo que opina la gente. “En realidad, no tienen poder de generar conversación, aunque se montan en todo”.

Comentó que personas que trabajan para esas agencias y grupos tienen metas diarias y semanales para hacer virales asuntos. “Si no crean trending topics, no les pagan”.

Si bien ya no trabajan en salones o lugares donde se concentren físicamente, se comunican mediante redes de Telegram o WhatsApp de cinco a 10 personas con intermediarios que les van indicando lo que hagan.

Dijo que por cada trending topic sacan alrededor de 5,000 mensajes y cada día salen entre ocho o nueve. Cada operador de este tipo de cuentas maneja entre 10 y 50 cuentas.

Por ello, el investigador considera que se trata de toda una mafia que opera una industria, algunas de ellas en favor del mejor postor y un día se ven apoyando a un candidato y al otro atacándolo, aprovechándose de que los candidatos tienen la necesidad de sobresalir en las redes sociales.

También comentó que, a diferencia de otras campañas, en la actual las dirigencias nacionales de los partidos están centralizando las estrategias de comunicación.

diego.badillo@eleconomista.mx