Con una inversión de 2 millones de pesos, en menos de tres meses estarán instalados los sismógrafos que cubrirán la zona serrana del estado y que, con el apoyo de San Luis Potosí, conformarán una red regional, así lo dio a conocer el director de Gestión de Emergencias estatal, Gerardo Quirarte.

Se trata de alrededor de 11 sismógrafos que cubrirán casi todo el territorio queretano.

Cada uno de los equipos abarcará varios kilómetros, por lo que no es necesario que los 18 municipios cuenten con un aparato.

Ya tenemos el mapa de ubicación de los sismógrafos. Estamos en el proceso de negociar con autoridades municipales , detalló el Director de Gestión.

La intención es formar una red sísmica regional, que se integrará con otros 9 sismógrafos que San Luis Potosí colocará en los límites con Querétaro, ambas entidades asesoradas por especialistas de la Universidad Nacional Autónoma de México.

Aunque la red sísmica regional podría estar lista en menos de tres meses, la intención es que se integren al Servicio Sismológico Nacional, que cuenta con 35 sismógrafos y que tiene preparada una inversión importante para este año.

A pesar de contar con el mapa de ubicación, La Dirección de Gestión de Emergencias necesita que las autoridades de los municipios donde se ubicarán construyan casetas especiales para evitar vibraciones en los equipos. Se requieren construcciones de doble muro que eviten cualquier tipo de vibración porque los sismógrafos son sensibles incluso a las vibraciones que causan los automóviles pesados.

En la entidad se presentan micro sismos superficiales desde 1987 -sobre todo en la zona serrana- y se mantienen de manera periódica, por lo que también se trabaja en capacitar a la población con el objetivo de que no se alarme ante estos movimientos telúricos.