Tamaulipas, Durango, Chihuahua y Sinaloa no sólo son entidades con altos índices de violencia y en donde se renovarán gubernaturas este año, también son los estados que desde el 2000 registran bajas notables en los porcentajes de participación electoral federal.

Chihuahua es el territorio con la principal reducción. En 10 años, la caída fue de 25.27%, y es que en el 2000 el porcentaje de participación se ubicó en 57.77%, mientras que en los comicios del año pasado, la cifra se ubicó en 32.5 por ciento.

En opinión de los exconsejeros electorales del Distrito Federal, Eduardo Huchim y Javier Santiago, la violencia que se registra en algunos estados sí desincentivaría la participación de los electores el día de la jornada electoral.

Incluso, el panorama que se vive en aquellas entidades dificulta a los institutos electorales estatales la conformación de las mesas directivas en las casillas correspondientes, es decir, que quienes han sido insaculados no están aceptando formar parte como funcionarios el día de la jornada.

De acuerdo con los reportes del IFE, la participación de los ciudadanos en procesos electorales ha disminuido, incluso en la renovación de Presidente de la República (2000 y 2006). Los casos más notorios en los últimos 10 años han sido en donde la violencia se ha acrecentado.

En el caso Chihuahua, es la entidad, de las 12 que renovarán Gobernador este año, que menor participación ha tenido. La caída es notoria desde el 2003.

Por el contrario, según indican las estadísticas del IFE, en los últimos cuatro procesos electorales, Veracruz -cuya gubernatura también se renueva en esta elección- es el estado con más participación.

También es el caso de Aguascalientes, en donde ha habido una buena participación ciudadana en los procesos electorales federales del 2000, 2003 y 2009.

La violencia es un riesgo para la participación

Eduardo Huchim, exconsejero electoral del Distrito Federal, alertó sobre la posibilidad de que la ola de violencia aumente el abstencionismo electoral el próximo 4 de julio. Incluso dijo que ya se han dado casos en los cuales los ciudadanos insaculados han declinado su presencia como funcionarios de casilla.

Sería una tragedia que no se pudieran instalar las casillas. El IFE ya emitió una alerta. Seguramente ya se están tomando medidas de prevención .

Eduardo Huchim estuvo al frente de la Comisión de Fiscalización del Instituto Electoral del Distrito Federal y, en este sentido, advirtió que lo preocupante también en esta elección es la presencia del dinero proveniente del narcotráfico en las campañas electorales.

Javier Santiago, expresidente del Instituto Electoral local, coincidió con su excompañero: la violencia en algunos estados puede perjudicar y desincentivar la participación de ciudadanos en las mesas directivas de las casillas, es un problema que se dificulta, aunque hay medidas que se deben adoptar, es decir, sustituir a quienes rechazan ser funcionarios de casillas .

jreyes@eleconomista.com.mx