Cuando un municipio estuviera infiltrado por el crimen organizado, la Federación asumiría total o parcialmente las funciones municipales. Esto ha quedado sólo como propuesta, ya que desde hace un año y un mes esta iniciativa de reforma sigue congelada en el Congreso de la Unión.

El diagnóstico hecho por el gobierno federal, y entregado en una iniciativa en diciembre del 2014, no ha pasado ni siquiera el visto bueno de las comisiones en el Senado. Las posiciones en esta materia son radicales. El PRI ha marcado como prioridad esta propuesta pero el PAN y el PRD advierten que podría atentar contra el federalismo.

Cada grupo parlamentario analizó la iniciativa presidencial que surgió luego de la desaparición de los 43 normalistas y la cual incluye la creación del Mando Único Policial estatal, la intervención de la Federación en las entidades infiltradas por el crimen organizado y la distribución de competencias en materia de seguridad.

En diciembre del 2014, los coordinadores parlamentarios del PRI, PAN y PRD en el Senado no llegaron a consensos para sacar el tema pero acordaron foros con expertos para analizar todas las sugerencias.

En enero del 2015 los senadores panistas y alcaldes de ese partido rechazaron la propuesta. En abril, el ahora presidente del Senado, Roberto Gil, dijo que un grupo plural presentaría una contrapropuesta para incluir que el narcomenudeo sea del orden federal y se cree un instituto de seguridad social para las policías que eleve el costo a los uniformados corruptos.

Miguel Barbosa, líder de la bancada perredista, destacó que la propuesta presidencial no tenía consenso, aunque los legisladores tenían disposición de darle herramientas al Gobierno para construir una nueva estrategia de seguridad pública. La mayoría de los perredistas se opuso al Mando Único.

En respuesta, Peña Nieto y los gobernadores acordaron avanzar por su cuenta mientras el Congreso concreta la reforma. En la XXXVIII Sesión del Consejo Nacional de Seguridad Pública avalaron que el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SNSP) diseñará un convenio marco que permitirá homologar a nivel nacional la instrumentación del modelo mando único estatal.

En diciembre del año pasado, Peña Nieto precisó al Senado que sólo Baja California Sur no ha firmado convenios con los municipios sobre mando único policial, que 17 entidades federativas lo signaron, nueve entidades estaban por concluir el proceso y cinco lo aceptaron con al menos un alcalde.

El año pasado, el entonces secretario ejecutivo del SNSP, Jorge Carlos Hurtado, dijo que 892 municipios en el país tienen de 1 a 20 elementos de seguridad y únicamente 14 estados tienen policías en todas sus alcaldías, por lo que urgió a crear el Mando Único, aunque advirtió que éste no será la panacea para los problemas de México.