Los gobernadores de Puebla (1 de febrero) y de Sinaloa y Tlaxcala (1 de enero) que tomarán posesión este año enfrentarán retos importantes en sus estados, pues sus administraciones no tendrán periodos de seis años para gobernar, coincidieron expertos.

A este escenario se agregan las próximas elecciones federales del 2018, en las que se renovará la Presidencia de la República, principalmente en Puebla, donde el gobernador saliente, Rafael Moreno Valle, aspira a ser el candidato presidencial del PAN.

Para el investigador de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM, Jorge Márquez Muñoz, el panorama es inédito , pues la contienda está clara entre la esposa del expresidente Felipe Calderón y el actual líder nacional del blanquiazul, Ricardo Anaya, lo que pone en desventaja a Moreno Valle.

Es inédito que va a ser una gubernatura (en Puebla) muy corta (20 meses), eso genera un escenario interesante porque inmediatamente que (José Antonio) Gali tome el poder, comienza la lucha de Moreno Valle por la candidatura del PAN, pero también la sucesión en Puebla, porque es un gobierno corto y muy influido por lo que suceda en la escena nacional , dijo el experto.

José Antonio Gali Fayad, candidato de la coalición PAN-PT-Panal y dos partidos locales, se alzó con la victoria sobre su contrincante del PRI-PVEM-PES, Blanca Alcalá.

Al breve tiempo de administración en Puebla (que arranca el 1 de febrero), señala el especialista, se agrega que si Moreno Valle fracasa en su aspiración, como parece ya anunciarse por muchas señales, lo más probable es que comience a desinflarse el PAN en dicha entidad.

Otro punto que señala el académico tiene que ver con un gobernador que sale viendo hacia la grande , pero todavía es un enigma saber qué tan endeudado lo hace.

Hay gente que acusa que la deuda de Puebla es monstruosa, se adquirieron créditos inimaginables y no estaría muy lejos de los escándalos que ya estamos viendo en cuestiones financieras en otros estados , manifestó.

Al inicio de la administración de Moreno Valle (PAN), según cifras de la Secretaría de Hacienda, su antecesor, Mario Marín (PRI), dejó una deuda de 9,318.2 millones de pesos, misma que, de acuerdo con la dependencia federal, a septiembre del 2016 había disminuido a 8,362.7 millones de pesos.

José Luis Cisneros, investigador de la Universidad Autónoma Metropolitana, unidad Xochimilco, expuso que la administración de Moreno Valle ha logrado ciertos niveles de satisfacción en los poblanos por los niveles de inversión que ha logrado, pero luego viene la otra visión: los problemas de inseguridad (que) han sido permanentes .

Perspectiva que comparte Márquez Muñoz al recordar que Puebla es un estado pobre, con zonas de prosperidad, de industrias exitosas, muy focalizadas en ciertas regiones, principalmente alrededor de la capital, aunque tiene además muchos problemas estructurales de pobreza, violencia y evidentemente afectado por toda la ola de criminalidad nacional .

Cifras del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública refieren que a la llegada del panista al gobierno (en el 2011) la entidad registraba anualmente 619 homicidios dolosos, 63 secuestros y tres extorsiones.

Sin embargo, la dependencia advierte que la veracidad y actualización de datos es responsabilidad de las procuradurías generales de Justicia y fiscalías de cada entidad, por lo que al 30 de noviembre del 2016 se tenía el reporte de 643 homicidios dolosos, 39 secuestros y 120 extorsiones.

Sinaloa: llega el tricolor

En esta misma materia, en Sinaloa (cuyo relevo es este 1 de enero), refiere Márquez Muñoz, la entidad obedece más a un contexto nacional. Y esto, recordó, tiene que ver con la captura del narcotraficante Joaquín el Chapo Guzmán, la cual provocó que sus adversarios comenzaran a incrementar los niveles de violencia.

Una política nacional de aprender al Chapo Guzmán, una política que sirvió mucho a las ocho columnas y para que nos pusiera estrellita Estados Unidos, parece que está generando un desorden mayor que no tenían en seguridad , manifestó.

En este sentido José Luis Cisneros expuso que Sinaloa ha sido históricamente una de las zonas de disputa por la cercanía a Estados Unidos y sobre todo porque se controla el tráfico, trasiego y producción de enervantes.

Suele ser sintomático, pero creo que Sinaloa no va a cambiar, el escenario va a seguir, y no es un problema de gobierno ni de Estado, es un problema de un gobierno paralelo en el que cada vez más el crimen organizado ha hecho presencia, al grado que se ha metido en la política , expuso.

Al igual que en Puebla, las cifras del Secretariado registran una disminución en los delitos de mayor impacto social: en el 2010, al inicio de la administración de Mario López Valdez (Malova), quien llegó por coalición PAN-PRD, se tenía un registro de 2,250 homicidios dolosos, 17 secuestros y 102 extorsiones, cifra que en el primer caso disminuyó al 30 de noviembre del 2016, con 1,060 homicidios dolosos, 17 secuestros y 106 extorsiones.

Sin embargo, el gobernador entrante de Sinaloa (que durará cuatro años, 10 meses), Quirino Ordaz (PRI), deberá enfrentar una situación financiera con mayor índice de deuda a la recibida por Malova, ya que, cuando éste inició su gobierno, las finanzas reportaban un empréstito de 4,879.3 millones de pesos y, a su salida, con registros al mes de septiembre, se contabilizaban 7,393.7 millones.

Tlaxcala, estancamiento

En contraste se encuentra la situación financiera de Tlaxcala (con cambio de poder este domingo). Al iniciar su administración en el 2011, Mariano González Zarur (PRI) recibió de su antecesor una deuda de 52.8 millones.

Aunque, de acuerdo con cifras de Hacienda, al tercer trimestre del 2016 ésta alcanzaba apenas 7.7 millones de pesos, por lo que el gobernador entrante, Marco Antonio Mena (también del PRI), no enfrentará un escenario financiero difícil. Vamos a ver gobiernos que han heredado deudas muy fuertes, el caso más interesante es el de Tlaxcala, que prácticamente no tiene deuda, por eso tampoco ha habido desarrollo , dijo Cisneros.

En el terreno de la política, coincidieron ambos académicos, la alternancia ocurrida en esta entidad (con mandatario ahora de cuatro años y ocho meses), al haber sido gobernada ya por los tres principales partidos, no ha sido garantía para traer desarrollo.

Lo interesante es ver la impotencia de la política y de la democracia, porque es un estado que ha sido gobernado por la derecha, el centro y la izquierda, y no hay cambio .