Para evitar que los datos personales concentrados en el Registro Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (Renaut) puedan caer en manos del crimen organizado, el comisionado del InfoDF, Salvador Guerrero, mantiene la propuesta de que esta base de datos sea eliminada a la brevedad.

Y es que de acuerdo con datos del IFAI -basados en un estudio de Ernst & Young-, 60% de las empresas ha tenido problemas por fuga de información, afectación que a los grandes corporativos podría costar hasta 8 millones de dólares para reparar el daño, por lo que el programa del Renaut no está exento de la fuga de información

La directora de Clasificación y Datos Personales del IFAI, Lina Ornelas, en el marco de la protección de datos personales, comentó que las empresas que implementen mecanismos de autorregulación, como códigos de conducta y políticas de privacidad de datos de sus clientes, obtendrán ventajas económicas frente a sus competidores.

La advertencia del comisionado Salvador Guerrero fue en el sentido de que el registro no cumplió con su objetivo, al contrario sí puso en riesgo los datos personales, por lo que es urgente eliminar la base de datos. Para la Directora de Clasificación y Datos Personales del IFAI, las empresas deberán tener cuidado en el correcto manejo de los datos privados de sus clientes, aunque reconoció que la percepción de la ley, la cual se aplicará a 100% en el 2012, por parte del sector privado es positiva, se deben reforzar las medidas para evitar pérdidas no sólo económicas, sino de imagen y credibilidad.

Lina Ornelas reconoció que el reto para el IFAI es concientizar a los nativos digitales (adolescentes y jóvenes usuarios frecuentes de Internet) en el sentido de proteger sus datos, pues es común que los presenten en las redes sociales.

Los datos del IFAI indican que 90% de los adolescentes y jóvenes utiliza Internet; más de 60% de niños y adolescentes conversa cotidianamente en sitios de charla, y el periodo de navegación es de 2.7 horas al día.

NECESARIA, UNA CULTURA SOCIAL

Para la comisionada María Marván, las empresas deben implementar mecanismos de vigilancia para detectar la sustracción de datos y actuar con oportunidad ante estos ataques, así como establecer controles sobre las personas que tendrán acceso a las bases de las compañías e identificar a los responsables en caso de que se detecte un mal uso de las mismas.

La Comisionada destacó la importancia de desarrollar una cultura social mediante un trabajo en conjunto con otras autoridades y en la que se tomen en cuenta estándares internacionales de seguridad. Recordó que la aplicación de la Ley Federal de Protección de Datos Personales en Posesión de Particulares aportará beneficios a la economía nacional al facilitar la circulación segura de datos personales, dentro y fuera del país, tomando en cuenta, en primer lugar, el interés de las personas, quienes son las dueñas de esa información.

[email protected]