El subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud, Pablo Kuri Morales, reconoció que en esta temporada invernal, el número de casos de influenza podría cerrar en 10,000; esto se debe a que en las próximas cinco semanas las temperaturas descenderán.

Kuri Morales descartó que el panorama actual de contagios tenga similitud con la pandemia registrada en el 2009. Lo que estamos viviendo en influenza en absoluto se parece a lo que se vivió en el 2009, cuando tuvimos 70,000 casos confirmados. Hoy llevamos más de 2,200 y, muy lamentables, 227 defunciones.

Tendremos de tres a cinco semanas de incremento de contagios, hasta finales de febrero, que es la temporada invernal. Vamos a andar por ahí de 10,000 casos . Incluso, dijo, la cantidad de fallecimientos podría cerrar en 320.

Explicó que los fallecimientos registrados (actualmente son 220) no se originaron por falta de tratamiento, sino que los pacientes acudieron tardíamente al médico; en siete de cada 10 casos, fueron siete días después de tener el padecimiento, incluso seis de estos siete presentaban otras enfermedades como diabetes sin control u obesidad mórbida.

No hemos logrado, a pesar de los mensajes difundidos, que acudan de inmediato, hemos conseguido que lleguen al quinto día de síntomas, pero no sirve, deben llegar en las primeras 48 horas .

Descartó que haya entidades con acento en el padecimiento: No está fuera de control o que estemos viviendo un fenómeno diferente .

Expresó, además, que han sido lamentables las afectaciones a menores de edad, pero estos casos no han aumentado. La mayoría de las muertes es en personas de 30 a 59.

Garantizó la atención médica en todo el territorio nacional y que hay reportes de unidades del IMSS o ISSSTE rebasadas por los casos de influenza.

jose.reyes@eleconomista.mx