Del 1 de enero al 15 de diciembre de este año se decomisaron más de 65 millones 302,000 cigarros de contrabando en el Distrito Federal, lo que representó un incremento de 76% respecto a 2013, reveló la Alianza Contra Productos Ilegales.

Ello, como resultado de un intenso trabajo de inteligencia y coordinación entre diferentes órdenes de gobierno, explicó la organización conformada por empresas y autoridades en favor de la legalidad.

Asegura en un comunicado que la pesada carga fiscal que existe sobre los cigarros incita la propagación de producto ilegal, el cual representa un alto riesgo debido a que por su bajo precio, de hasta cinco pesos por cajetilla, lo vuelve más accesible para niños y adolescentes.

La Alianza expuso que actualmente los cigarros ilegales representan alrededor de 17% del mercado nacional, por lo que autoridades federales y locales han intensificado los operativos en contra de ese producto.

Señala que los cigarros ilegales regularmente ingresan al país a través de la frontera con Belice, sin cumplir con las normas de calidad y sanitarias, así como con el pago de impuestos.

Un ejemplo de ello fue que el pasado 11 de diciembre, elementos de la Procuraduría General de la República (PGR), a través de la Subprocuraduría Especializada en Investigación de Delitos Federales, incautaron más de 12 millones 358 mil cigarros de contrabando.

La incautación se hizo en un centro de distribución y almacenaje en la colonia Atlampa, lo que representó el mayor decomiso en la capital del país en lo que va del año, y uno de los más importantes en toda la historia de la ciudad.

En la acción se decomisaron cigarros de las marcas Black Jack, Bronco, Blitz, Blue River, D&J Royal Blend, Elegant, Elite, El Rey Premium, Fugitivo, Forastero, LG Premium, Laredo Verde, LG Premium Verde, LG Premium Rojo, Laredo Rojo, Malverde, Millonaire, Valentino y Ruby, entre otras.

La mercancía proviene de naciones como Vietnam, India, Alemania, Paraguay y Estados Unidos, y se distribuiría a diferentes puntos de venta en la zona centro del país.

Cabe destacar que dichas marcas ya fueron identificadas como ilegales por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios, (Cofepris), por lo que las incorporó en su reciente alerta sanitaria que publicó en su portal electrónico en días pasados.

La Alianza es la suma de voluntades de instituciones y organizaciones públicas y privadas contra de la producción y comercialización de productos ilícitos en el país.

mrc