En Ocampo, Guanajuato, se inauguró el segundo Centro Federal de Readaptación Social (Cefereso) bajo el nuevo modelo de Asociación Público-Privada y seis están en proceso.

El presidente Felipe Calderón presidió el acto del nuevo penal denominado de alta seguridad, con capacidad de hasta 4,000 internos varones sentenciados.

La inversión fue de 3,750 millones de pesos y se suma al inaugurado en Hermosillo, Sonora. Están en proceso el de Durango, Chiapas, Oaxaca, Morelos, Michoacán y Coahuila.

El nuevo penal federal se construyó sobre un terreno de 80 hectáreas, cuenta con cinco módulos de internamiento nivel cinco de seguridad (el seis es máxima peligrosidad), equipo de alta tecnología, 950 cámaras de control local y remoto, inhibidores de señal de aparatos de telecomunicación, un hospital y espacios para capacitación en el trabajo, educativos y deportivos.

La Federación sólo custodiaba 3,000 de los 44,000 reos federales, el resto estaba en penales estatales y locales, por ello el Presidente refirió que asumir cárceles federales representaba un deterioro estructural evidente en hacinamiento, corrupción y fugas.

La transformación que hemos emprendido del sistema penitenciario muestra signos de eficacia, porque en lo que va del sexenio no se ha registrado una sola fuga ni ha fallecido por violencia un solo interno en penales federales, ahora el reto es que estos esfuerzos se repliquen en la esfera estatal y local, para garantizar con ello el fortalecimiento de todas las cárceles del país , expuso en el cierre de su mensaje la tarde de este martes.

[email protected]