México.- El Instituto Federal Electoral (IFE) "está caminando y está funcionando", afirmó la consejera presidenta del organismo, María Marván, con lo cual descartó un impasse o riesgo en su operación, pero sí advirtió la necesidad de claridad política hacia el proceso electoral 2014-2015.

Entrevistada en sus oficinas en la víspera de dejar la presidencia colegiada del organismo al consejero Lorenzo Córdova, dijo que si bien el Instituto "está caminando", en el primer trimestre del año debe quedar perfectamente definido si los comicios del 2015 van a operar "con las leyes actuales o con las nuevas leyes".

"Creo que la operación del Instituto no está en riesgo, el IFE está caminando y está funcionando, lo que habrá que definirse en un momento dado es si realmente van a operar las elecciones del 2015 con las leyes actuales o con las nuevas leyes, y eso es lo que es importante de tener claridad en los primeros tres meses de este año", anotó.

Marván Laborde insistió en que el organismo electoral continúa su ritmo de trabajo, no se detiene; "siguen caminando se siguen desahogando los temas que tenemos que desahogar pero si empieza a metérsele presión al periodo 2014-2015".

Entonces, acotó. "yo no diría que ahorita (el Instituto) está en un impasse, no es momento de decirlo, pero sí vale la pena decir que los próximos cuatro meses serán definitivos".

En este marco, recordó que la reforma político-electoral debe ser aprobada al menos por 16 Congresos locales y, a partir de ahí, comienzan a contar los 120 días para el nombramiento de los consejeros.

A pregunta expresa, reconoció que las leyes secundarias de la reforma "ni son pocas ni son pequeñas", pues se tendrá que ver la Ley secundaria de Partidos políticos; la Ley de procesos y organizaciones políticas: la ley que reglamente el Artículo 134 y la Ley de Delitos electorales.

"Todo esto en principio tendría que estar durante el periodo legislativo de febrero de 2014 a abril de 2014, es decir, en tres meses habría que sacar estas leyes. Vale la pena mencionar que está pendiente la ley secundaria de la reforma energética y de telecomunicaciones. Entonces, la agenda legislativa que podemos prever en México de febrero a abril es muy pesada", acotó.

Sobre la presidencia colegiada y rotativa que ocupó desde el 4 de diciembre y que dejará este miércoles 7 de enero, dijo sentirse orgullosa de ser la primera mujer en dirigir al Consejo General del IFE, aunque lamentó las circunstancias en que se dio su nombramiento.

"Me enorgullece haber sido una consejera mujer, lamento que haya sido en ciertas circunstancias. Los cuatro consejeros trabajan de la mano en todas las decisiones que se toman", confió.

Resaltó que lo que ha funcionado al seno del Consejo, primero con la presidencia de Benito Nacif, luego la de ella, y posteriormente la de Córdova Vianello que se prolongará hasta el 4 de febrero y, finalmente, la de Marco Baños, del 5 de febrero al 4 de marzo, es el circuito de toma de decisiones que se ha adoptado.

"Es un circuito en donde los cuatro consejeros ?unidos al secretario ejecutivo, Edmundo Jacobo- hemos asumido la responsabilidad de sacar esto (al Consejo General), por tanto tiempo como sea necesario o posible".

Marván consideró que un rompimiento de la colegialidad que hay en el IFE, sería sumamente dañino para la institución y para las personas; "hasta ahora no lo ha habido, y no por una cuestión fingida sino porque realmente hemos tenido una interlocución privilegiada".

Aceptó que los arreglos pueden desgastarse y, "si vamos a llegar así a junio, ciertamente será más difícil de mantener la cordialidad y el buen ánimo. Si los señores legisladores toman decisiones antes, será más sencillo para la propia institución".

Finalmente, y de cara al cambio de IFE a Instituto Nacional Electoral (INE), María Marván reiteró que no participará en la conformación del nuevo organismo electoral, cuando esté de por medio un concurso de selección.

"Mientras tenga que someterme a un concurso mi postura es definitiva y clara: no, no me inscribiré a un concurso", puntualizó.

mfh