Con el arranque del periodo ordinario de sesiones del Congreso de la Unión este 1 de febrero, se abre una nueva oportunidad para el gobierno de Enrique Peña Nieto de sacar adelante las 11 iniciativas que siguen congeladas.

Tres de los 11 proyectos ya tienen avances en el Poder Legislativo y ya han sido dictaminados.

Dichas iniciativas están orientadas a modificar el marco jurídico para enfrentar el lavado de dinero y combatir el terrorismo, así como reformas para garantizar la viabilidad financiera del Sistema de Protección Social en Salud, entre otros temas.

Las 11 iniciativas que están pendientes en las cámaras de Senadores y de Diputados representan 26.8% del total de proyectos (41) que ha presentado el Jefe del Ejecutivo ante los ?legisladores, durante el periodo comprendido del 1 de diciembre del 2012 a la fecha.

En tanto, los ocho proyectos que siguen en la congeladora legislativa y sin ser dictaminadas, abordan temas como precisar disposiciones de carácter militar en materia de tratamiento médico por el Virus de Inmunodeficiencia Humana (VIH).

Asimismo, para expedir la normatividad que regule el procedimiento mediante el cual el Ejecutivo federal podrá ejercer su facultad de expulsar del territorio nacional a personas extranjeras que constituyan una amenaza para la seguridad nacional o para la seguridad pública.

También buscan precisar elementos del delito de desaparición forzada de personas; modificar rubros en materia de cuota de género en las candidaturas al Congreso; crear y ajustar diversos marcos normativos encaminados a establecer los términos y condiciones para el otorgamiento de la pensión universal y el seguro de desempleo; así como para regular el régimen fiscal aplicable a Petróleos Mexicanos (Pemex), así como los ingresos derivados de la exploración y extracción de hidrocarburos.

Además, la apertura del periodo de sesiones permitirá al gobierno de Peña Nieto presentar iniciativas preferentes, para una dictaminación de proyectos de manera expedita.

mauricio.rubi@eleconomista