El secretario de Desarrollo Social, José Antonio Meade, anunció que el próximo año se relanzará la Cruzada Nacional contra el Hambre, al afirmar que la estrategia del gobierno peñista sí ha funcionado.

En conferencia de prensa, enfatizó que la Cruzada Nacional contra el Hambre provocó la reducción en las carencias sociales y la pobreza extrema en la población objetivo, de acuerdo con la encuesta panel del Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval).

Sentimos que este enfoque de coordinación interinstitucional ha sido valioso, ha dado buenos resultados y que podemos aprovecharlo incluso de mejor manera para fortalecerlo hacia adelante , declaró.

Respaldado por Vanessa Rubio, subsecretaria de Planeación, Evaluación y Desarrollo Regional, Meade Kuribreña expuso que habrá cuatro prioridades para la Secretaría de Desarrollo Social (Sedesol) en el 2016: el fortalecimiento de la Cruzada, la coordinación con estados y municipios, la coordinación interinstitucional en la atención a beneficiarios y la construcción del entorno más acertado posible de ingresos y de precios.

Adelantó también que buscará la creación de contralorías sociales que acompañen el despliegue de la Sedesol en el año electoral y vigilen desde la conformación de los padrones de beneficiarios hasta la entrega de apoyos.

Luego de que se dio a conocer que el salario mínimo para el 2016 será de 73.04 pesos diarios, el funcionario dijo que cualquier política pública que fortalezca el ingreso y de salarios por arriba del mínimo ayudará a combatir la pobreza.

Mientras más se eleven los salarios mejor, declaró, pero los incrementos deben ser sostenibles y vinculados a la productividad para que no generen mayores espacios de pobreza.

Advirtió que el sector empresarial jugará un papel importante para la reducción del número de pobres y sostuvo que la meta del sexenio sigue en pie; es decir, cero hambre en el país.

En cuanto a la reducción de la pobreza en Oaxaca, Guerrero y Chiapas, de las entidades con mayor número de personas en esta condición, espera que la declaración de zona económica especial y la implementación de las reformas estructurales permitan mejores condiciones de vida para los habitantes.

El funcionario federal concretó que no se eliminará ningún programa social el próximo año y el presupuesto que ejercerá la dependencia será de 109,000 millones de pesos.

La reducción en el presupuesto se explica fundamentalmente por la reasignación que se da del Programa de Desarrollo de Zonas Prioritarias de la Sedesol hacia la Sedatu, para que complementen de mejor manera los espacios de política pública , concretó.

[email protected]