La fragmentación de los cárteles de drogas, en particular en el norte del país, promovió que durante el 2013 el crimen organizado se diversificara y contorsionara. Dicha balcanización alcanzó a grupos criminales como Los Zetas y el Cártel de Sinaloa, los cuales se enfocaron más en luchar en contra de sus rivales cercanos en lugar de desplegar ofensivas lejanas.

El analista de la seguridad en México de la consultoría estadounidense Stratfor, Tristán Reed, expone, a través del informe anual sobre el estado de los cárteles mexicanos de Stratfor, que si bien el conflicto entre Los Zetas y el Cártel de Sinaloa en todo el país jugó un papel menor en guerras territoriales relacionados con la delincuencia organizada en comparación con el 2012; ambas células criminales tendrán un papel central en la configuración de seguridad en sus respectivas áreas de operaciones en todo el 2014 .

CONCLUSIONES

El análisis concluye que Los Zetas?sigue siendo el grupo criminal más potente en el noreste de México, sin embargo, no es inmune a los desafíos de diversos rivales en su región, como las fracciones del Cártel del Golfo, la mayoría de las cuales cuentan con el apoyo de ?Los Caballeros Templarios o del ?Cártel de Sinaloa.

Mientras tanto, la Federación de Sinaloa mantiene su base territorial y el control de operaciones de tráfico de drogas en el noroeste de México, en particular donde estaban los grupos criminales procedentes de la antigua organización Beltrán Leyva. Las pérdidas de algunos de los líderes durante el último trimestre del 2013 significarán una lucha obligatoria para adaptarse o enfrentarán otra división interna, lo que podría elevar drásticamente los niveles de violencia entre los cárteles de esta región.

Reed advierte que el noreste del país experimentará cambios sustanciales en el 2014. Desde el 2010 esta zona ha sido el centro de operaciones de Los Zetas y del Cártel del Golfo. En consecuencia, desde hace cuatro años esta zona representa el centro de conflicto entre ambas células criminales.

LUCHAS INTERNAS

El analista detalla que la detención en el 2012 de Jorge Eduardo Costilla Sánchez, conocido como El Coss, contribuyó a impulsar las luchas internas del Cártel del Golfo mientras que el brinco de Iván Velásquez, El Talibán, hacia el lado de Los Zetas, borró las líneas divisorias entre ambas agrupaciones.

Lo anterior derivó en cambios de lealtades e incluso la salida de algunos miembros con liderazgo a otras bandas como Los Caballeros?Templarios y el Cártel de Sinaloa.

Stratfor informa que el resultado final de estos realineamientos está por verse.

ESCENARIOS

Un posible escenario que expone la consultoría especialista en temas de geopolítica es la creación de un nuevo grupo criminal que contenga elementos de Los Zetas y el Cártel del Golfo, el cual tiene como aliados a la Federación de Sinaloa y Los Caballeros Templarios.

Otro panorama podría ser que Los Zetas o Los Caballeros Templarios absorbieran algunas fracciones del Cártel del Golfo. El investigador indica que independientemente de cuál de los casos se desarrolle, estos eventos llevarán a una nueva dinámica en antiguos bastiones del Golfo, como Tamaulipas, Nuevo León y Coahuila.

ana.langner@eleconomista.mx