Alrededor de 520 militares murieron o quedaron en condición de inutilidad desde que se ordenó su salida de los cuarteles en el 2006 para realizar actividades de combate directo al narcotráfico y al crimen organizado. El 2012 fue el año más cruento para los elementos castrenses, ya que se presentó el mayor número de bajas desde que el expresidente Felipe Calderón les diera tareas de combate a la inseguridad.

De acuerdo con el libro blanco de la Secretaría de la Defensa Nacional, al inicio del gobierno del expresidente Felipe Calderón, en el 2006, apenas se registraron seis casos, cuatro fallecimientos y dos que adquirieron una inutilidad en primera categoría en actos del servicio considerados de alto riesgo .

Un año después, la cifra se incrementó considerablemente, ya que la Secretaría de la Defensa Nacional tuvo que realizar pagos de indemnización o apoyos económicos a 75 familiares de militares que perdieron la vida o quedaron incapacitados.

Para el 2008, se reportaron nueve casos de elementos que sufrieron alguna discapacidad y 58 fallecieron. En total, fueron 67 bajas en ese año.

En el 2009, la primera mitad del sexenio anterior, se reportaron cuatro casos de militares en calidad de inutilidad y 72 fallecidos en su acción de las armas.

Un año después, se registraron en total 88 casos; 83 muertos y cinco quedaron en condición de inutilidad o primera categoría. En el 2011, se reportaron 83 casos, 57 fallecimientos y 26 de la primera categoría.

Finalmente, del 1 de enero al 30 de noviembre del 2012, la Sedena concedió 125 beneficios económicos, a través del Fideicomiso de apoyo a deudos de militares fallecidos o a militares que hayan adquirido una inutilidad en primera categoría en actos del servicio considerados de alto riesgo ; que sumados a los 395 ya otorgados del 2006 al 2011 dan un total de 520 beneficios.

No obstante, el fallecimiento de militares en acción de las armas no mermó el ánimo de ingreso de jóvenes al Ejército, pues el 2012 también fue el año que más solicitudes recibió la Secretaría de la Defensa Militar para ingresar a sus planteles educativos militares, pues 87,918 jóvenes presentaron solicitud, aunque sólo 1,440 fueron aceptados.

[email protected]