Monterrey.- Juan José Rojas Cardona, un mexicano prófugo en Estados Unidos y cuyos hermanos hicieron donaciones a la campaña de reelección de Barack Obama, y que serán devueltas, goza de libertad en su país donde es dueño de casinos que operan bajo cuestionadas reglamentaciones.

En Estados Unidos, Rojas Cardona ha sido identificado como "Pepe" por el diario The New York Times, que reveló las donaciones por 200,000 dólares hechas por dos de sus hermanos en Chicago, pero en Monterrey es apodado "El zar de los casinos" por la amplia red de casas de juego de su propiedad.

Las autoridades locales y la fiscalía señalan que no se abrieron investigaciones en su contra. "En estos momentos las autoridades no tienen causa abierta en contra de esta persona", dijo a la AFP Jorge Domene, secretario de Seguridad del estado de Nuevo León, cuya capital es Monterrey.

Ante los medios de comunicación y en los círculos políticos, este hombre de 45 años mantiene un bajo perfil: no suele aparecer en público, ni siquiera en sus casinos -distribuidos a lo largo y ancho del país-, y las pocas imágenes que se tienen de él fueron captadas en Ciudad de México.

Su nombre, sin embargo, salió a relucir el año pasado tras el incendio en agosto de un casino a manos del cartel de Los Zetas, que dejó 52 muertos.

El incendio, al parecer, según confesaron algunos de los detenidos por el caso, fue motivado para presionar el pago de una extorsión que los grupos criminales exigen a los establecimientos para dejarlos funcionar.

Una investigación del Congreso de Nuevo León, encontró que Rojas Cardona posee al menos una decena de permisos para operar salas de juego en esa demarcación, las que operan, al igual que muchas otras en el país, conforme a un polémico reglamento federal aprobado en 2003 que autorizó ciertos centros de apuestas.

Ante las denuncias de irregularidades en los locales donde funcionan los casinos, como la falta de puertas de emergencia adecuadas, las autoridades de Monterrey iniciaron inspecciones.

Pero "El Zar de los casinos" logró salvar todas las inspecciones realizadas a sus casinos y en noviembre incluso abrió una nueva sala de apuestas en una exclusiva zona de esa ciudad, bajo disputa entre cárteles de drogas.

En Estados Unidos, según The New York Times, Rojas Cardona fue condenado a cinco años de cárcel en Iowa por fraude pero fue puesto en libertad condicional durante la apelación.

Posteriormente fue detenido por presunto tráfico de drogas y se declaró culpable en 1994, antes de huir a México.

En septiembre, se conoció un cable del cónsul de Estados Unidos en Monterrey fechado en julio de 2009 y divulgado por WikiLeaks, en el cual el funcionario estadounidense alerta que Rojas Cardona tendría "nexos cercanos con el cartel de los hermanos Beltrán Leyva".

Según el cable de WikiLeaks, su gran poder económico habría permitido al empresario hacer contribuciones de hasta cinco millones de dólares para un candidato a alcalde y otro a diputado, ambos del gobernante Partido Acción Nacional (PAN) en Monterrey y que resultaron electos en los comicios de 2006.

Los dos presuntos beneficiarios, que ya concluyeron su gestión, son el ex alcalde Adalberto Madero y el ex diputado Zeferino Salgado, que tras las revelaciones rechazaron la información.

La revista Proceso, que publicó un extenso reportaje a un ex empleado de Rojas Cardona que habló sin dar su nombre, aseguró que 'El Zar de los Casinos' donó importantes sumas a las campañas de los tres candidatos que disputaron la presidencia en 2006, incluida la del presidente Felipe Calderón. Sobre estas denuncias las autoridades no han abierto investigación alguna.

apr