Puebla es una entidad agraviada. Hay un hartazgo de la población hacia el control político del exgobernador Rafael Moreno Valle que impuso al gobernador actual y quiere imponer a su esposa como la siguiente gobernadora. Por eso, hoy más que nunca es el tiempo para la transformación política de la entidad, aseveró Miguel Barbosa Huerta.

En entrevista el candidato de Morena, PT y PES a la gubernatura del estado dijo: “En Puebla hay un hartazgo y una opinión pública generalizada de que las cosas no pueden continuar igual”.

Por ello, “estamos perfectamente claros de que las cosas están en un momento de madurez para los cambios”.

Recordó que en el 2010 Rafael Moreno Valle aprovechó el hartazgo de la población hacia el PRI, así como la aversión en contra del entonces gobernador saliente Mario Marín; sin embargo, su administración se convirtió en un gobierno absolutista.

El poder estuvo bajo una persona que desequilibró la vida institucional del estado. Hay un Poder Judicial con un enorme deterioro en manos de gente no poblana; hay un Poder Legislativo menor, incapaz de hacer realmente funciones legislativas propias y de control político; hubo una administración pública en manos de personas que no son poblanos y se deterioraron los sistemas de libertades, además de que se afectó la libertad de expresión, de reunión y de manifestación.

El abanderado recalcó que el problema es que los partidos políticos hoy están cooptados por Moreno Valle, lo cual se traduce en la anulación de la normalidad democrática: En el PAN suplantó a los panistas tradicionales por una nueva clase política panista; el PRI está totalmente seducido por el exgobernador y por los negocios; el PRD está controlado por el exmandatario, mientras que Movimiento Ciudadano llegó al extremo de no postular candidato en la anterior elección.

A este panorama se suman los partidos estatales Compromiso por Puebla y Partido Social de Integración que son controlados por Moreno Valle.

“Por eso Puebla está agraviada y decidida a generar un cambio y una transformación; es por eso que no podemos permitir que se consolide esta monarquía. No podemos aceptar que el emperador Rafael Maximiliano Moreno Valle de Habsburgo deje a Martha Erika Carlota Alonso de Moreno Valle de Habsburgo”, añadió.

El candidato de Morena dijo que debido al control político que ejerce el exmandatario, incluso en el instituto estatal electoral, no existen las condiciones para que la campaña, que en Puebla sólo durará dos meses, y el proceso electoral en su conjunto se realice en condiciones de equidad.

Hay pruebas de que coaccionan el voto, dice

Expuso que en el proceso electoral en marcha, la gente del exgobernador ha incurrido ya en diversas irregularidades.  “Ya hubo pruebas que acreditan el rebase de los topes de gastos de campaña; ejercen presión sobre los transportistas para que coloquen propaganda de la candidata a gobernadora en sus unidades; manejan programas sociales como Progresa y Seguro Popular para coaccionar el voto; a las autoridades municipales las amenazan con no aprobarles sus cuentas públicas y echarles a la Auditoría Superior del estado para que los investigue si no los apoyan”.

Barbosa Huerta indicó que, si bien todo el aparato de gobierno estatal está generando un clima de miedo entre electores y autoridades para obligar a votar y hacer trabajo de proselitismo en favor de la esposa del exgobernador, el grueso de la población quiere que esta situación cambie.

En ese sentido el también senador de la República con licencia recordó que en pasadas elecciones presidenciales la mayoría de los poblanos votó en favor de Andrés Manuel López Obrador y actualmente ese candidato a la Presidencia goza de aceptación en las diferentes regiones de la entidad, lo cual contribuirá en generar las condiciones para hacer una buena campaña que se traduzca en que los poblanos acudan a las urnas y lo apoyen.

Miguel Barbosa

  Nació en 1959 en

Tehuacán, Puebla.

  Es licenciado en Derecho por la UNAM.

 

Se ha desempeñado como:

  Senador de la República.

  Consejero nacional del PRD.

  Dirigente estatal del PRD en Puebla.

  Diputado federal.