Pese a que por primera vez se realizaron tres debates electorales, con formatos distintos y en los que participaron todos los candidatos a la Presidencia, éstos tuvieron un impacto marginal en la elección en sí, consideró Gustavo López Montiel.

El catedrático del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) explicó que en las encuestas el impacto de los debates fue mínimo, pues los candidatos subieron o bajaron entre uno o dos puntos sin importar que hayan tenido un excelente o mal desempeño.

Desde su perspectiva, ello se explica en gran medida por el formato de comunicación permitido. “Aunque el formato de los debates fue más ágil, restringieron la interacción de los candidatos”.

Dijo que, ya que los debates aportan poco, debemos preguntarnos en México para qué queremos realizar ese tipo de ejercicios cuando no funcionan realmente para confrontarlos.

“Debemos pensar para qué queremos debates en el contexto de un modelo de comunicación en particular, si tuviéramos un modelo de comunicación abierto donde todos pudieran intervenir, donde pudieran comprar spots en medios para poder criticar o contrastar propuestas de candidatos, obviamente sería una campaña mucho más competida y los candidatos estarían más expuestos”.

Destacó que una campaña tan “cuidada” con debates con este tipo de modelos de comunicación no sirven de mucho porque no permiten verdaderos contrastes e incluso no sirven para realizar propuestas profundas en el tiempo que se otorga.

En ese sentido, mencionó que el modelo de comunicación política debería abrirse para que cualquier ciudadano u organización que tenga la posibilidad de comprar tiempo en medios lo haga, como lo hizo hace algunas semanas la organización Mexicanos Primero con un spot para defender la reforma educativa.

“No hay que dejar los spots sólo a los partidos políticos, porque así tendríamos campañas mucho más abiertas, con más confrontación, que dejaría ver el fondo de las propuestas de los candidatos. Primero debemos discutir esto y después ver qué tipos de debates queremos porque con un modelo abierto podríamos tener debates que realmente pudieran aportar”.

lidia.arista@eleconomista.mx