En su doceavo día en prisión dentro del penal del Altiplano, Joaquín el Chapo Guzmán se encuentra deprimido, por lo que la autoridad le proporcionó el libro Don Quijote de la Mancha. Y es que Guzmán no ha podido ver a ningún familiar desde su captura, y no podrá hacerlo hasta que cumpla los 30 días de observación que ordena el reglamento penitenciario.

Así lo aseguró el comisionado del Órgano Administrativo Desconcentrado de Prevención y Readaptación Social de la Secretaría de Gobernación, Eduardo Guerrero Durán, quien además negó las versiones de los abogados de Guzmán, en el sentido de que el líder del Cártel de Sinaloa es sometido a incomunicación y aislamiento.

Eduardo Guerrero dijo que se aprendió de los errores del pasado con la fuga de Guzmán, por lo que ahora el Chapo se tendrá que someter a los procedimientos rigurosos para todos los presos federales.

Respecto de que no se le permite el ingreso de ropa térmica ni ropa adicional, el comisionado dijo que el capo tiene asignada ropa de invierno, con chamarra y cobijas, pero no se le permitirán beneficios adicionales. A nadie se le permite ingresar ropa térmica, es uno más , dijo. Confirmó que la comida que se le proporciona al capo es probada antes por un K9 (binomio canino) para comprobar que los alimentos no estén contaminados.

En diversas entrevistas, Guerrero refirió que tras habérsele practicado diversos estudios médicos, el estado de salud de Guzmán es bueno, pues sólo se le dio tratamiento de siete días para desinflamar una rodilla en la que sentía dolor.

Destacó que la autoridad penitenciaria será rigurosa en las visitas para Guzmán, por lo que sólo se le permitirá que vea a un coordinador de abogados.

Precisó que Guzmán ha registrado al momento a cuatro abogados para su ingreso al penal del Altiplano: José Refugio Rodríguez Núñez, Cynthia Castillo Castillo, Carlos Castillo Castillo y Alejandro Granados. Negó que el abogado José Luis González sea representante legal de Guzmán, y aclaró que ya no se permitirá el ingreso de tantos abogados, sino que el Chapo tendrá que nombrar a un coordinador.

Destacó que todo preso que ingresa a un penal federal tiene que pasar 30 días de observación rigurosa para que pueda recibir a familiares, por lo que Guzmán no es la excepción. Finalmente, mencionó que la revisión de los documentos de las visitas será también más rigurosa.