Estados Unidos y México profundizaron el combate contra las organizaciones criminales transnacionales (TCO, por su sigla en inglés) a través de un nuevo mecanismo de intercambio de información, y descartaron que el futuro de las relaciones comerciales impacte la cooperación en seguridad.

En el marco de la segunda reunión del Diálogo de Alto Nivel para continuar las estrategias contra las TCO, Estados Unidos reconoció el impacto de la demanda de drogas sobre el fenómeno de la criminalidad y la violencia y se comprometió a no ignorarlo.

Durante la reunión celebrada en el Departamento de Estado participaron por EU el secretario de Estado, Rex Tillerson; la secretaria de Seguridad Interna, Kirstjen Nielsen, y el procurador de Justicia, Jeff Sessions.

Por México encabezaron la delegación el secretario de Relaciones Exteriores, Luis Videgaray, y el secretario de Gobernación, Miguel Ángel Osorio Chong, además del procurador en funciones, Alberto Elías Beltrán.

El memorando de cooperación indica que a través del programa de intercambio, la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) tendrá la posibilidad de proveer a México la historia criminal de mexicanos repatriados y será la primera fase hacia una plataforma biométrica para que ICE comparta con México información sobre afiliaciones con organizaciones criminales.

Sobre la posibilidad de que la incertidumbre sobre el futuro del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN) afecte la cooperación en seguridad, los dos países lo descartaron. El subsecretario Sullivan señaló que EU está comprometido con la modernización del TLCAN, pero dijo que sólo es una parte de la “enorme relación” con México.

Al respecto, el canciller Videgaray sostuvo que México coopera con EU en materia de seguridad porque eso está en el mejor interés de nuestro país.