Enrique Peña Nieto reconoció que el tema de la Casa Blanca dañó la investidura presidencial.

Antes de firmar las leyes secundarias anticorrupción en Palacio Nacional, el Ejecutivo pidió perdón por la percepción que generó la adquisición de esa propiedad (cuyo vendedor fue el contratista de gobierno Grupo Higa).

Reconoció que en noviembre del 2014 la información difundida sobre la Casa Blanca causó gran indignación .

Dijo que ello le reafirmó que los servidores públicos, además de ser responsables de actuar conforme a Derecho y con integridad, también son responsables de la percepción que se genera con lo que hacen.

Y en esto reconozco que cometí un error; no obstante que me conduje conforme a la ley, este error afectó a mi familia, lastimó la investidura presidencial y dañó la confianza en el gobierno , expuso el político del PRI.

Indicó que en carne propia sintió la irritación de los mexicanos, la cual dijo entender. Por eso, con toda humildad, les pido perdón, les reitero mi sincera y profunda disculpa por el agravio y la indignación que les causé , expresó.

Aseguró que si se quiere recuperar la confianza ciudadana, todos tienen que ser autocríticos, y verse en el espejo , comenzando por el propio presidente de la República.

Coincidió con otros oradores que nos sentimos lastimados y dolidos por la corrupción e indicó que todos los días, la sociedad se entera de actos de corrupción de servidores públicos y particulares.

Por otra parte, la presidencia informó que el 11 de diciembre del 2014, Grupo Higa y la señora Angélica Rivera celebraron un convenio de terminación del contrato de compra-venta sobre el inmueble ubicado en la calle de Sierra Gorda (conocido como Casa Blanca), y con ello se regresó la posesión del inmueble.