Con motivo del día de San Valentín, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) dio a conocer que en el 2016, conforme a los resultados de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE), 58.1% de la población de 15 y más años se encuentra unida, 31.4% es soltera y 10.5% es separada, divorciada o viuda.

El Instituto destacó que en los últimos años el número de divorcios aumentó en relación con los matrimonios, debido a que un mayor número de personas deciden vivir en unión libre, dando paso a menor número de uniones legales.

NOTICIA: Divorcios se disparan en última década

Así, entre el año 2000 y el 2015 el monto de divorcios aumentó 136.4%, mientras que el de matrimonios se redujo en 21.4 por ciento.

En este contexto, el INEGI precisó que datos de la Encuesta Intercensal señalan que en el país residen 12.4 millones de personas de 60 y más años; un millón 381,509 viven solas, y de estas, 94.4% son ex unidas o solteras, mientras que cinco por ciento declararon estar casadas o en unión libre.

De acuerdo con la encuesta, 9.6% de las mujeres de 15 y más años con hijos nacidos vivos son solteras. En las adolescentes de 15 a 19 años este porcentaje es del 22.8 por ciento.

El INEGI expuso que en el 2015, se registraron 558,018 matrimonios, de los cuales, 556,269 correspondieron a uniones legales de personas de distinto sexo (99.7%), en tanto que 1,749 (0.3%) fueron matrimonios legales entre población del mismo sexo.

Por lo que se refiere a los divorcios, en el 2015 se registraron 123,883, de los cuales 123,786 son eventos de diferente sexo y en 97 casos los cónyuges que se separaron son del mismo sexo.

El organismo recordó que e l origen de la celebración del Día de San Valentín, data de la época del Imperio Romano, aproximadamente en el año 270 de nuestra era.

NOTICIA: El papa denuncia "sufrimiento" de hijos de divorciados

En esa época, bajo el reinado del emperador Claudio II, había un sacerdote en Roma llamado Valentín; el emperador prohibió a los jóvenes casarse y vivir en matrimonio porque consideró que solteros y sin familia serían mejores soldados al no tener compromisos en el momento de ir a la guerra.

El sacerdote Valentín consideró injusto el decreto dictado por el emperador, por lo que comenzó a celebrar en secreto los matrimonios de los jóvenes enamorados. La rebeldía del cura fue descubierta, por lo que se le encarceló y sentenció a ser decapitado el 14 de febrero, fecha retomada para celebrar a las parejas.

erp