Ante las restricciones a las personas vacunadas con las dosis desarrolladas por China y Rusia, en su mayoría impuestas por Estados Unidos y países de la Unión Europea (UE), el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, alertó que se está creando una “nueva desigualdad” e inequidad de género.

Esta preocupación, a nombre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (Celac), la puso sobre la mesa durante su intervención en la Reunión Ministerial de la Alianza para el Multilateralismo, en el marco del 76° periodo ordinario de sesiones de la Asamblea General de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), en Nueva York.

El canciller recordó que en Latinoamérica y el Caribe, casi el 50% de la población ha sido vacunada con dosis de China y Rusia, no con las estadounidenses o europeas, por lo que pidió evitar las distinciones entre las vacunas porque de otra forma “vamos a crear, a corto plazo, otro tipo de desigualdad de segmentación”. 

“Si nosotros tomamos decisiones y hacemos diferencias entre las vacunas reconocidas por la Organización Mundial de la Salud estamos creando una nueva desigualdad, no solo en el acceso a las vacunas, lo cual ya es impresionante en cuanto a desigualdad, pero ahora hay otra. Y esto es muy importante porque las vacunas están extremadamente vinculadas a la recuperación económica o para los ingresos personales en nuestros países”, advirtió.

Ebrard destacó que el planteamiento es importante porque las vacunas están vinculadas a la recuperación económica o para los ingresos personales en los países.

Además, dijo que está preocupación se extiende a la equidad de género dado que se estima que 60% de las mujeres que ya han sido vacunadas en la región tuvo acceso a las vacunas chinas y rusas.

Así que hay que tomar en cuenta esto. Creo que es importante tener estos hechos sobre la mesa en las decisiones que se deben tomar las próximas semanas o meses o que ya han sido tomadas las semanas pasadas”, puntualizó.

Esaretegia de género

Además, el canciller Ebrard compartió que la región de América Latina y el Caribe impulsan un programa de recuperación de género ante la desigualdad que existe.

“Estamos trabajando duro para tener esta estrategia de género para el próximo año, con los limitados recursos que tenemos. Pero podemos descubrir cómo manejar esto en una estrategia global, no sólo en una región, sino quizá también en las regiones del mundo, las principales regiones del mundo pueden tener el mismo enfoque de la recuperación y la dimensión de recuperación de género”, informó.