El secretario de Gobernación, Alfonso Navarrete Prida, dio a conocer la detención del presunto responsable del asesinato del periodista Javier Valdez Cárdenas, ocurrido en Culiacán, Sinaloa, el 15 de mayo del año pasado.

“Felicito a los elementos de la @PoliciaFedMx, #CNS y @PGR_mx, que en una operación conjunta, hace unos momentos detuvieron al presunto responsable del homicidio del periodista Javier Valdez, quien lamentablemente fue privado de la vida el año pasado en #Sinaloa”, publicó en Twitter.

Aunque hasta el momento el funcionario no brindó mayores detalles sobre la detención, o la precisión de si se trata del autor material o intelectual del crimen, se prevé que hoy alguno de los titulares de las dependencias que participaron ofrezca una conferencia de prensa para aclarar la captura.

Javier Valdez, corresponsal de La Jornada en Sinaloa, fue asesinado al medio día de ese 15 de mayo en las inmediaciones de RíoDoce, medio de comunicación del que fue cofundador, especializado en temas de corrupción y narcotráfico.

El crimen despertó indignación en el gremio periodístico ya que Valdez era ampliamente conocido por su columna Malayerba, donde desde un punto de vista narrativo compartía las tragedias que va sembrando el crimen organizado en una tierra que vio nacer a uno de los principales cárteles del país.

En entrevista, Balbina Flores, representante en México de Reporteros sin Fronteras (RSF), dijo que es “sorprendente” que sea la Segob quien dé a conocer la detención y que no sea la Procuraduría General de la República (PGR).

“Esta información la tendría que haber dado PGR desde hace rato, en el sentido de informar de los avances en las investigaciones”, reprochó.

Por la relevancia del caso, abundó, lo que las autoridades tendrían que haber hecho, en este caso la PGR, es dar una información clara, precisa y contundente del resultado de esta detención. Esta es una función de PGR y no de la Segob.

El asesinato de Javier Valdez Cárdenas se sumó a 11 casos ocurridos en el 2017, lo que lo convirtió en el año más letal para la prensa en México.