La Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) presentó  una demanda civil de daños en una corte de Boston, en Estados Unidos contra fabricantes de armamento estadounidenses con el fin de erradicar el tráfico ilícito hacia México.

“Las empresas que producen y promocionan la venta poco controlada de estas armas, muchas de capacidad militar, tienen responsabilidad para detener el flujo de armas hacia México”, afirmó en entrevista John Lindsay-Poland, director la organización civil Stop US Arms to Mexico (Alto a las armas de Estados Unidos a México).

Tras anunciarse la denuncia, la Asociación Industrial del Comercio de las Armas (NSSF, por su sigla en inglés) calificó como falsas las acusaciones.

El gobierno mexicano es responsable del crimen desenfrenado y la corrupción dentro de sus propias fronteras”, dijo

Lawrence G. Keane, vicepresidente Senior y Asesor Jurídico de la organización.

Al informar sobre la denuncia por la mañana de ayer, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, detalló que entre los objetivos del recurso se busca que las empresas demandadas compensen al gobierno de México por los daños causados por sus prácticas negligentes. El monto de la indemnización, dijo, será determinada en el juicio.

También se exigirá que desarrollen e implementen estándares razonables y verificables para monitorear y, en su caso, disciplinar a sus distribuidores, dado que las empresas sí tienen responsabilidad cuando las armas se comercializan.

El canciller refirió que las unidades de empresas como Smith & Wesson; Barrett Firearms; Colt’s Manufacturing Company; Glock Inc; Sturm, Ruger & Co, Inc, entre otras saben que sus prácticas comerciales generaban daño al país.

Otras de las acciones que se pretenden con la demanda, informó el titular de la cancillería, es que se incorporen mecanismos de seguridad en sus armas para prevenir su uso por personas no autorizadas o vinculadas a la delincuencia; que paguen los estudios, los programas, las campañas en medios y otros instrumentos enfocados a prevenir el tráfico ilícito de armas y que las empresas cesen las prácticas negligentes.

“Llevamos dos años en los que la cancillería se propuso iniciar una acción legal que pudiera tener éxito, que sea factible en los EU en contra de quienes producen las armas que están íntimamente vinculadas a la violencia que México vive hoy y que ha vivido en todo el siglo XXI”, declaró Ebrard.

Y agregó: “¿Por qué hacemos está demanda?, porque se han hecho muchos programas, es decir, México presentó a Estados Unidos 17 acciones que estamos trabajando en conjunto con diferentes tipos de resultados. Esa demanda no sustituye a otros esfuerzos que hay que hacer, pero es indispensable. México tiene que hacer más y mejor para controlar su frontera”.

Ebrard descartó que la acción provoque tensiones con el gobierno del presidente Joe Biden.

“Esta demanda son dos años de trabajo confiamos en la calidad jurídica de lo que estamos presentando. Vamos a ligarlo con toda seriedad y vamos a ganar el juicio y vamos a lograr reducir drásticamente el tráfico ilícito de armas a México que no puede permanecer impune respecto a quienes producen, promueven y alientan este tráfico desde Estados Unidos”, concluyó.

Para la demanda, México contrató los servicios de dos despachos estadounidenses y no se especificó el monto de su contratación.

Trabajo de aduanas

Especialistas consultados reconocieron que esta demanda deja precedentes del posicionamiento de nuestro país con relación al tema, sin embargo, indicaron que la resolución a favor del gobierno mexicano no está asegurada.

“Yo creo que es para hacer ruido en política internacional y darle a la opinión pública nacional que estamos ahora sí enfrentando a EU (…) esta es la primera demanda de un gobierno sobre este tema, pero no va a prosperar”, consideró Raúl Benitez-Manaut, investigador de la UNAM.

Por su parte, Vicente Sánchez Munguía, investigador del Colegio de la Frontera Norte, dijo que el gobierno también tendría que hacer una evaluación de lo se ha hecho en relación al control fronterizo respecto al tráfico de armas.

Desde junio del 2020, los gobiernos de México y Estados Unidos acordaron la revisión fronteriza en garitas de Coahuila y Chihuahua como parte de la operación “Frozen” para intentar combatir el tráfico de armas, droga y dinero. También acordaron dar especial vigilancia a posibles túneles que se aperturen en la frontera común por parte de los grupos criminales con ese propósito.

Para reducir el tráfico de armas de Estados Unidos a México, consideró el especialista estadounidense, John Lindsay-Poland, es necesario cambiar la legislación de EU tanto a nivel federal como en los estados fronterizos, como Texas.

Aunado a ello, comentó, debe haber esfuerzos más decididos por parte de los gobiernos estadounidense y mexicano, lo cual no ha sucedido hasta ahora.

Arsenal hecho por Colt y Smith& Wesson, los más asegurados

Según datos de la Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos y de la organización Stop US Arms to Mexico, la Secretaría de la Defensa Nacional recuperaron un total de 129,384 armas de fuego en el periodo del 2010 al 2021.

Los datos reflejaron que Tamaulipas es la entidad en donde el Ejército mexicano recuperó más armas con un total de 32,303 en estos últimos 11 años. El estado que le sigue en la lista es Michoacán con un registro de 15,658 y en tercer sitio está Sinaloa con 14,272.

Con lo que respecta a qué empresas manufacturaron estos dispositivos, John Lindsay Poland, director de la organización informó que, con base en datos del Ejército Mexicano obtenidos por Global Exchange, la empresa Colt produjo 8,535 armas de fuego que fueron aseguradas por el Ejército Mexicano desde el 2010, incluidos 2,317 rifles de asalto.

Smith & Wesson produjo 3,881 armas de fuego que fueron también aseguradas en el mismo periodo.

En cuanto a tipos de armas se refiere, en el apartado de rifles, el Ejército decomisó 36,123 piezas que no tienen marca o, que es ilegible. Le siguen las piezas de armamento fabricadas por Norinco, empresa china con 3,313; los rifles de la marca Remington, de EU, con 2,404, así como las armas de Marlin Firearms Company, con 2,213.

Mientras que en el rubro de pistolas se detalló que 10,982 se encuentran sin registro y 5,604 corresponden a Colt Industries, le sigue Pietro Beretta con 2,259. (Iván Rodríguez)

politica@eleconomista.mx