Minerva Hernández Ramos, ex candidata de la coalición Transparencia y Honestidad por Tlaxcala (PRD-PT-Convergencia) al gobierno del estado, afirmó que su declinación a favor de la panista Adriana Dávila fue una decisión de conciencia, "diversas mediciones indican la necesidad de unir fuerzas para garantizar los cambios y evitar el retorno de lo peor".

En entrevista con Radio Fórmula, la ex aspirante dijo que se actuó con absoluta responsabilidad porque se tenía que participar para orientar la definición de la contienda y así no desperdiciar la oportunidad de asegurar avances importantes a favor de Tlaxcala y los tlaxcaltecas.

"Estamos suscribiendo un acuerdo por el cambio y rescate de Tlaxcala, yo lo veo en el contexto de un relevo generacional muy importante que significará la llegada de una mujer joven al gobierno del estado, en Tlaxcala hace falta renovación, nuevos ímpetus y esfuerzos coordinados".

Adelantó que este miércoles estarán suscribiendo ante un notario público un acuerdo programático. Recordó que se esmeró mucho por presentarle a la sociedad propuestas claras y concretas de beneficio colectivo, de las cuales Adriana Dávila ha sido muy sensible para retomarlas.

" El co-gobierno se impulsará a partir de esas coincidencias, a partir de la implementación de nuestro programa para sumar esfuerzos con ella, tiene qué ver con un cambio real, profundo".

Hernández Ramos comentó que para algunos fue una sorpresa y algunos otros no acababan de entender el trasfondo.

"Hemos dialogado con todos los actores, de manera permanente, no lo puedo negar, pero nuestra motivación se sustentan en el hecho de la suscripción de ese acuerdo programático, fue lo que le dio viabilidad a esta unión de fuerzas progresistas".

/doch