Por instrucciones del INAI, el Consejo de la Judicatura Federal (CJF) deberá entregar a un particular la versión pública del informe por radio (Radiograma), mediante el cual se informó de los hechos ocurridos el 30 de junio del 2014 en Tlatlaya, Estado de México, donde murieron 22 personas, entre ellas dos menores de edad.

En un comunicado, el INAI informó que la determinación se tomó a propuesta del comisionado Óscar Guerra Ford, al resolver el recurso RRA 0101/17, donde el particular se quejó de no haber recibido la información solicitada.

Guerra explicó que en principio el solicitante de la información requirió un oficio, cuatro mensajes, todos muy específicos, incluyendo números y el Radiograma 041 del 30 de junio del 2014, por medio del cual el comandante de la Base Operativa San Antonio del Rosario informó las actuaciones del 30 de junio del 2014.

En respuesta, el Consejo de la Judicatura respondió que la información es parte de la causa penal 81/2014-II -que continúa abierta, ya que algunos involucrados están en libertad bajo reservas de ley- y contiene datos de víctimas identificables, por lo que debe ser reservada en su conjunto.

Al inconformarse ante el INAI, el particular invocó el artículo 115 de la Ley General de Transparencia, según el cual no se puede considerar reservada la información cuando se trate de violaciones graves a los derechos humanos, carácter que tiene precisamente el asunto Tlatlaya, según la recomendación 51/2015 de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos, emitida el 13 de enero del 2015.

Además, sostuvo, bajo el principio de máxima publicidad y transparencia, se puede entregar una versión publica en la que se reserve la información personal o datos de personas físicas identificables.

En ese sentido, el comisionado expuso que los hechos de Tlatlaya tienen importancia social, ya que se presume que los militares involucrados alteraron la escena del crimen, irregularidad que viola derechos, como la debida procuración de justicia.